Toni Ramos

Publicado en El Puerto Actualidad el 27/12/2015
Toni Ramos

Toni Ramos

JAVIER – Hola Toni, hace tiempo que quería charlar contigo. Si recuerdas lo comentamos en Monachil tras la representación de Baguira, lo que no pudimos hacer debido a que ambos teníamos diversos compromisos. Fue pasando el tiempo y hasta hoy no hemos podido hacerlo y ya que estamos, me gustaría que me hablaras un poco de ti.

TONI – Hola Javier. Verás, yo nací en Barcelona de padres de origen andaluz que emigraron para estudiar y trabajar allí en Cataluña. Cuando tenía ocho años mis padres consiguieron una plaza en atención primaria en enfermaría en Cabra y allí inicie mis estudios musicales que continué en Córdoba, en el Conservatorio Superior Rafael Orozco.

J – ¿Qué estudiaste concretamente en el conservatorio?

T.- Guitarra clásica en grado superior, he trabajado el tema coral y continuado mi formación en el tema vocal en el Trinity College.

J.- ¿Y cómo acabaste en El Puerto?

T.- Hice las oposiciones de profesor de secundaria. Estuve diez años en Cantillana, Sevilla y allí empezamos con proyectos corales, con el proyecto Crecer Cantando que ahora ha sido Premio Nacional de Coros Escolares. Luego gané la plaza en el I.E.S. Pintor Juan Lara aquí en El Puerto, donde continué con el proyecto durante tres años, pero por circunstancias tuve que centrarme más en los alumnos que teníamos aquí con muchas inquietudes de danza, instrumentistas, de teatro para hacer un espectáculo diferente y resultaba muy complicado compatibilizar las dos cosas. Empezamos con el espectáculo Baguira que estrenamos en el teatro Pedro Muñoz Seca.

J.- Y que representasteis también el Auditorio Municipal de Monachil invitados por su ayuntamiento, donde obtuvisteis un clamoroso éxito y una magnífica crítica de Eva Velázquez Valverde, Coordinadora del Área de Cultura de la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada, escritora y directora de la compañía de teatro Grupo Cultural Verso Vivace. ¿Cómo fuiste capaz de conseguir esa maravilla con los alumnos del Lara?

T.- Pues bueno, yo cuando llegué llevaba varios años trabajando el tema coral y mi primera intención fue reproducir aquí algo de lo que había hecho anteriormente, pero ya te he comentado que aquí había alumnos con distintas inquietudes y la verdad es que la sorpresa fue grata cuando vi que la respuesta al proyecto fue inmediata y con un montón de entusiasmo, vi una energía y unas ganas de hacer cosas increíble, desde primero de la ESO hasta bachillerato, es decir todos los niveles con muchas inquietudes, de hacer teatro, de hacer danza, el tema coral. Vi que los chavales respondían a los ensayos.

J.- Pero esto es una actividad extraescolar, es decir, aparte de su trabajo escolar, tenían que sacar tiempo para realizar los ensayos.

T.- Sí, aunque cuando puedo algunas de las piezas que tenemos en el repertorio yo las incorporo al repertorio de piezas que trabajamos en las clases de música y ahí podemos hacer algún trabajo, pero claro no un trabajo tan detallado porque es un trabajo para toda la clase, para que todo el mundo pueda participar. Lo que es el trabajo con el coro propiamente dicho es el los recreos, mucho trabajo en casa de los chavales, mucho estudio extra que no tiene nada que ver son las clases de música, que es totalmente extraescolar y así es como montamos algún ensayo con el coro por la tarde.

Espectáculo 24 Horas

Espectáculo 24 Horas

J.- Nos estamos centrando en el tema coral, pero en el espectáculo, aparte de música coral hay danza, teatro, la música está interpretada por los propios chavales. En fin, un cúmulo de actividades que creo es difícil de conjuntar, máxime teniendo en cuenta que a priori, pudiera parecer que alguno de ellos no cuenta con las aptitudes necesarias para realizarlo y a pesar de todas las dificultades consigues un soberbio resultado. Y lo que más me admira de todo es la motivación que logras infundirles para conseguir la entrega e ilusión que se aprecia en todos ellos.

T.- Ese es el reto que tengo cada año y que representa una de las mayores dificultades, es decir, empezar con un grupo de chavales nuevos. Tú tienes una base que has ido creando año tras año a la que se incorporan nuevos alumnos y te encuentras con unos chicos que, claro, no tienen los conocimientos o la capacidad inicial para hacer frente a este repertorio, pero bueno, como al comienzo de mis estudios musicales me costó muchísimo ponerme a cantar, no me gustaba, me daba vergüenza. Tenía una limitación ahí y suplía esa carencia con la teoría, con el ritmo, con la actitud en clase y mi profesor de conservatorio con el que estuve los primeros seis años y que fue Miguel Beato tuvo una paciencia infinita que yo le agradeceré siempre, porque aguantó el tirón y al cabo de los tres o cuatro años empecé a entonar más o menos en condiciones algunas notas y recuerdo una cosa que me marcó y que fue una conversación con este profesor una vez acabada mi carrera de música, en la que me dijo que todavía recordaba el día que llegué y le dije Miguel, ya, ya, ya me sale, ya he empezado a cantar y decía que al recordarlo todavía se le ponían los vellos de punta.

J.- Es decir, tú piensas que la actitud y la voluntad son más importantes que las aptitudes que en principio, pueda parecer que tiene un chaval.

T.- Exactamente, en el momento que detecto un chaval con mucha voluntad que no se corresponde con la capacidad que tiene en ese momento, aplicándome a mí mismo mi propia historia, mientras el chaval siga intentándolo y yo vea que tiene esa voluntad, por mí no va a quedar, yo no tengo prisa ninguna, puede aguantar tres o cuatro años intentándolo o tirar la toalla en el primer trimestre, eso ya es cosa de él. Cuando sacas un participante del coro en esas condiciones la verdad es que te da mucha satisfacción.

J.- Y todo este trabajo fuera de horas lectivas ¿cómo lo compaginas con la vida familiar?

T– Bien (sonríe) aparte de la dificultad de llevar esto con gente de distintos niveles, de distintas edades; está, sobre todo, llegar a un equilibrio correcto entre el trabajo y la vida familiar, ese equilibrio es complicado, pero ahí estamos. La verdad es que mi mujer pone mucho de su parte y su apoyo es fundamental, pero no se puede nunca bajar la guardia.

J.– ¿Y tus hijas, que por lo que yo sé son pequeñitas, como lo llevan?

T.- Si, ellas esto lo tienen como una cosa idealizada. Los niños que cantan en el coro, yo voy a ver a tus niños… Mi hija mayor ya ha asistido a algún espectáculo, tiene seis años, estuvo en Baguira con cuatro años y lo vive con mucha intensidad. Ella está estudiando ballet y el tema de la danza…, pero lo vive todo, el coro… Ve la preparación en casa y para ella creo que es un referente muy interesante para el futuro, para ver que con naturalidad se trabaja en casa, se preparan partituras, se estudian temas, se busca repertorio… y la pequeña ya va apuntando maneras. En lo que se refiere al día a día, uno va sacando ratos en los que no interfiera la dinámica familiar. Si se organiza uno bien se puede sacar adelante.

J.- ¿Y qué proyectos tienes para este año?

T.- El año pasado hicimos un espectáculo nuevo titulado 24 Horas que estrenamos aquí en el teatro Muñoz Seca y ahora lo vamos a representar dentro de la oferta educativa municipal para casi veinte centros de El Puerto el 24 de febrero en el teatro Muñoz Seca. Haremos un par de pases, uno a las 10 a.m. y otro a las 12,30 p.m. para intentar atender todas las solicitudes que nos han hecho y el próximo diez y seis de abril actuaremos en Cabra, en el teatro El Jardinito.

J.- Sé que tenéis un blog en el que se pueden seguir todas vuestras actividades. ¿Me podrías dar la dirección?

T.- corojuanlara.blogspot.com

J.- Muchas gracias Toni por esta amena charla. Te deseo, a ti y a tu familia unas felices fiestas y que en el próximo año continúes tu labor, al menos, con el mismo éxito cosechado hasta ahora.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario