La música de mi juventud I

Chubby Checker

chubby-twistAunque tengo un oído frente a otro siempre me ha gustado la música. Quizás sea debido a las largas horas que pasaba de niño escuchando, mientras jugaba, las canciones que la chica que teníamos interna en casa sintonizaba en la radio. El mambo, el cha cha cha, la copla, etc. eran la sintonía que indefectiblemente, me acompañaba en mis juegos; aunque no fue hasta más tarde, ya en el colegio y durante un acto de fin de curso, cuando descubrí un ritmo que se estaba poniendo de moda entre la juventud y sacando de quicio a los adultos por la forma en que se bailaba, como monos con pulgas, al decir de mi abuela: “El twist”

Bailar el twist solos fue una verdadera innovación, un modo nuevo de expresarse. La forma de bailar el twist era sencilla, se movían los pies de derecha a izquierda, como si se quisiera apagar un cigarrillo, mientras los brazos y las caderas debían balancearse como cuando uno se seca la espalda y eso era todo.

Por este motivo Chubby Checker es el primer autor del que quiero hablar en esta serie dedicada a la música de mi juventud.

Ernest Evans, más conocido como Chubby Checker, nació en Spring Gully, Carolina del Sur, el tres de octubre de mil novecientos cuarenta y uno. Musicalmente se formó en el South Philadelphia High School al lado de Frankie Avalon y Fabian Forte. El nombre de Chubby Checker lo sugirió La esposa de Dick Clark (conductor de American Bandstand, programa de televisión emitido desde Filadelfia que había contribuido a unificar los diversos estilos de baile del rock´n roll) como un juego de palabras y alusión afectuosa al músico Fast Domino.

En mil novecientos sesenta Filadelfia había lanzado con gran pompa el twist. A Chubby Checker, un jovencito negro regordete y simpático, le había sido confiado un tema ya interpretado por otro grupo de color, Hank Ballard & The Midnighters, en la cara B de un single. Y The Twist llegó al primer puesto en las listas de ventas.

El compás del twist era el habitual 4 x 4, ligeramente más relajado que el del rock´n roll y más lento que el del hermano mayor del rock, el bugi-bugi. Se basa por entero sobre el redoble de uno de los tambores de la batería, donde ambas manos se pasaban las baquetas. De hecho, el twist se bailaba con los viejos discos de rock sin dificultad.

Chubby Checker fue el único artista discográfico en tener 5 álbumes en el Top 12 de popularidad y aunque fue condenado por muchos al haber cambiado de golpe la manera de bailar la música desde 1959, J. F. Kennedy le invitó a la Casa Blanca saltándose todos los protocolos. Checker tuvo un número importante de éxitos con sus canciones bailables a mediados de los sesenta, pero cambió el gusto del público y mil novecientos sesenta y cinco fue el final de su meteórica carrera.

Chubby conoció a su esposa durante el Oktoberfest (festival de octubre) en 1964. Ahí canto sus éxitos, y ella apareció como la reinante Miss Mundo. A los pocos meses después, el voló a Amsterdam para pedirle a los padres de Catharina, la mano de su hija.

En la actualidad administra su propio restaurante, donde actúa frecuentemente.

Quiero finalizar este post con otro de sus grandes éxitos, que junto con The Twist, Pony Time, Slow Twistin’ y Limbo Rock, vendió más de un millón de copias: Let’s Twist Again.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario