La música de mi juventud III

Little Richard

Con sus atuendos llamativos, declaraciones provocativas y conciertos al límite de la decencia, el melocotón de Georgia constituye uno de los ejemplos más fantásticos y agresivos del rock & roll. Definió exactamente el campo de acción del rock & roll. Little Richard vestía de forma diferente al resto de los rock´n roll men, con enormes chaquetas tornasoladas o lisas, blusas adamascadas o de lunares con mangas abombadas y puños exuberantes y llevaba docenas de anillos y brazaletes. Su salvaje piano liberó de inhibiciones a millones de personas. Ninguno de los que vendría después quedó indiferente ante su capacidad de showman.

Richard Wayne Penniman, más conocido como Little Richard, nació en Macon, Georgia, el corazón del cinturón bíblico norteamericano, el 5 de diciembre de 1935 en el seno de una familia humilde junto con otros doce hermanos. Su padre, Charles Penniman, fue diácono y dueño de club nocturno. Su madre Leva Mae Stewart era miembro de la New Hope Baptist Church de Macon. Richard pasó su infancia más cerca de su madre que de su severo padre y gracias a ella recibió clases de piano.

Se crió en Pleasant Hill, barrio pobre de Macon. Apodado “Lil’ Richard” debido a su baja estatura y delgadez, fue un niño travieso que comenzó a cantar en la iglesia a una edad temprana. Posiblemente debido a complicaciones en el parto, sufre una ligera deformidad que dejó una de sus piernas más corta que la otra.

Cuando A los 13 años, su padre lo echa de casa escandalizado por sus escarceos homosexuales, libera sus pasiones reprimidas y se dedica a cantar en bares, tugurios o simples esquinas de la calle, para ganarse la vida. Por suerte, un matrimonio blanco, Ann y Johnny Johnson, lo sacan de ese mundo y le permiten seguir desarrollando sus aptitudes musicales en el escenario del Tick Tock, el club que regentaban. En 1951 Richard participó en la primera audición de la emisora WSGT de Atlanta y logró un contrato para para grabar con la RCA Victor con la que grabó dos singles, pero no fue hasta 1955 cuando la Specialty Records se interesó por él y grabó su primer disco con esta compañía el 15 de octubre de 1955 en los estudios J & M de Nueva Orleans. Allí nació el que quizás sea el más emblemático rock & roll de todos los tiempos: Tutti frutti.

 

Tanto la letra como la música de Tooty frooty, forma en la que se escribía el título en EEUU para conseguir una pronunciación aproximada a Tutti frutti que en argot significa gay, fueron compuestas por Little Richard, Dorothy La Bostrie y Joe Libin.

Con Little Richard actuaron grandes figuras del rock como Jimi Hendricks que durante un tiempo, formó parte de su grupo o The Beatles quienes actuaron de teloneros para él en su gira por Hamburgo.

Quiero finalizar este post con la canción con la que el melocotón de Georgia solía abrir sus conciertos: Good Golly, Miss Molly.

 

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario