La música de mi juventud – Fats Domino

Fats Domino fue el cantante negro que más discos vendió durante los años 1950 y comienzo de los 60. Su éxito sirvió de impulso para los artistas de Nueva Orleans, llegando a influir en lugares tan insospechados como Jamaica (el ska jamaicano posee influencias de su música). Su éxito como cantante, con más de 110 millones de discos vendidos, 22 discos de oro, más de 30 álbumes y más de 80 singles de los que más de las tres cuartas partes se encuentran en el top ten de las listas americanas, solo ha sido superado por The Beatles y Elvis Presley.

Antoine Dominique Domino nació en Crescent City el 25 de febrero de 1928 (aunque algunas biografías indican noviembre o mayo del 29) en el seno de una familia numerosa. Su padre era violinista y fue el único de los hermanos que se interesó por la música, empezando con un viejo piano que algún pariente dejó en el hogar a la edad de seis años. Casado con tan solo 17 años, se vio obligado a alternar las actuaciones en locales honky tonk (Los honky tonks eran locales del sur profundo que servían alcohol a clientes de clase obrera. En ocasiones ofrecían espectáculos de pequeñas bandas o pianista con bailarina incluida. Solían localizarse especialmente en poblados mineros, fortalezas militares y lugares de extracción de petroleo en las grandes llanuras) con el trabajo en una fábrica de colchones donde sufre un accidente en una mano y aunque los médicos aconsejan la amputación Antoine se niega y tras dos años de ejercicios logra volver a tocar. El apodo Fats se lo puso Billy Diamond, un bajista que le acompañaba en sus primeras actuaciones en público.

En 1948 fue descubierto en Nueva Orleans por Lew Chudd, de Imperial Records y en 1949 grabó su primer gran éxito The Fat Man, canción que compuso junto a Dave Bartholomew, y está considerada como la primera grabación de un rock and roll.

 

Nunca fue guapo, ni puede hablarse de energía juvenil, era gordo desde los veinte años, el extraordinario éxito alcanzado por Fats Domino se debe a la magia de sus ejecuciones, a la mezcla de voz, piano y acompañamiento y a sus raíces musicales que bebieron del blues criollo de Nueva Orleans (Fats creció en su casa hablando francés y aunque después cantó solo en ingles, tendía a exagerar el acento criollo de Luisiana cuando cantaba). Su mayor éxito le llegó en 1955 con la canción Ain’t that a shame, de la que se han vendido más de un millón de ejemplares.

 

Ningún otro artista veterano del R & B de su época se aproximaría a su gran impacto en el rock ‘n’ roll, como lo demuestra la amplia variedad de artistas que versionan sus canciones: desde Bobby Darin, Ella Fitzgerald, Ricky Nelson, Ike y Tina Turner, hasta John Lennon, Paul McCartney, Sheryl Crow, T. Rex, Los Lobos y Cheap Trick. En 1968 Fats Dómino graba, como devolución de cortesía, Lady Madonna, de los Beatles, un rock que el cuarteto de Liverpool compuso emulando el estilo del gordo pianista.

En la actualidad, a sus más de 88 años Domino vive en una mansión rodeado de una vecindad de clase obrera en Lower 9th Ward, donde se le puede ver con su Cadillac de color rosa brillante. Realiza apariciones anuales en el New Orleans Jazz & Heritage Festival y otros acontecimientos locales, demostrando en todo momento que su talento no ha disminuido.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

2 comentarios

  • Marisa Doménech

    Sorprende no solo su música, que es fascinante y con mucha alma, sino también aspectos de su carácter vital que muestran que le hacen parecer un hombre afable y cercano a las masas, fíjémonos en el detalle de cómo vive en una mansión aunque rodeado de gente de clase obrera, sin olvidar sus orígenes. O también cómo se negó a que los médicos le amputaran la mano y pudo volver a tocar tras una rehabilitación que calculo sería brutalmente intensa y dura. Me ha encantado el primer tema y el segundo me ha dejado con un agradabilísimo sabor de boca, enseguida he reconocido a los Beatles y la versión a la que le pone voz Ringo Starr. ¡Soberbio! No puedo decir más. Bueno, sí, que este es un fantástico post y muy cuidado donde en breves esbozos nos detallas una vida que no fue sencilla y donde nos hablas de uno de los grandes. Desafortunadamente mi cultura musical no es tan extensa como la tuya en algunos géneros y más en esta década, por eso me encanta aprender de tí. Enhorabuena por esta estupenda entrada, muy disfrutada. (Discúlpame si no te he visitado con la frecuencia debida últimamente, pero el factor tiempo a veces me supera. Voy a ello durante la sobremesa.
    Un abrazo, Javier 😉

    • El Arca de Dionisos

      ¡Hola Marisa!
      No te preocupes por nimiedades; desafortunadamente todos estamos sometidos al factor tiempo que condiciona nuestras vidas más de lo que nos gustaría, lo importante es que no abandonemos nuestros intereses y continuemos luchando por ellos el tiempo de que dispongamos.
      Todos los grandes, hombres y mujeres que han alcanzado el éxito y Fast Domino es un ejemplo, lo han conseguido a base de luchar muy duro y de forma constante para alcanzarlo.
      Muchas gracias por tu comentario Marisa, sabes que los espero con verdadero interés pues me ayudan y alientan para hacer lo que hago.
      Un abrazo 🙂

Deja un comentario