Conversaciones con… Enrique Pérez Fernández

Enrique Pérez Fernández

Javier.- Buenos días Enrique, perdona que te atraque  de esta manera, pero abusando de nuestra amistad me gustaría charlar contigo sobre tu afición a la investigación histórica. Sé que al margen de tu trabajo, ese amor que sientes por la historia te ha llevado a publicar varios libros de…

Enrique.- Historia de El Puerto prácticamente en exclusividad. Siempre me he limitado a escribir sobre la historia de El Puerto de Santa María en cualquier época histórica, porque mi formación es arqueológica, lo que pasa es que a principio de los años noventa, dado el panorama que tenía la arqueología, me reconvertí en historiador, en el aspecto de investigar y publicar.

 

Javier.- Y ¿como a un jerezano como tú le interesa tanto la historia de El Puerto? Sé que llevas muchos años viviendo aquí. ¿Pueden ser treinta años?

Enrique.- Treinta años llevo establecido en El Puerto, viviendo aquí, pero El Puerto lo conozco desde mi más tierna infancia, porque mis padres compraron un chalet en El Coto de la Isleta, en las Viñas y he pisado El Puerto desde siempre, lo que ocurre es que en el año mil novecientos ochenta y siete, cuando terminaba la carrera en Cádiz, me vino bien venirme un año a vivir en el chalet de las Viñas con la intención de volver a Jerez cuando terminara la carrera, pero me sentí tan bien en la Viñas, en Valdelagrana, en El Puerto en general que me establecí aquí y a lo tonto, a lo tonto, llevo viviendo aquí treinta años.

 

Javier.- Más o menos el mismo tiempo que llevo viviendo aquí, aunque yo me vine desde más lejos. Se que los libros que has publicado son una afición independiente de tu trabajo, pero pienso, por lo que he visto, por la documentación que aportas, etc. que es algo que te debe llevar mucho tiempo de investigación antes de ponerte a escribir.

Enrique.- Yo empecé a investigar en el Archivo Municipal de El Puerto, sobre todo en el Archivo Municipal, en el año ochenta y ocho, indagando especialmente en aquel tiempo, durante dos o tres años, todo lo vinculado con la historia del río, dedicando a ello todo el tiempo libre de que disponía. Evidentemente hay libros, como uno que editó el ayuntamiento en el año dos mil uno, sobre la historia del Vergel del Conde y el Parque Calderón que me llevó ocho años de investigación. Otros libros como el libro de las “Tabernas y bares con solera”, editado en el año noventa y nueve por Hospor, Hosteleros Portuenses, en su primera edición, tuvo su origen en una serie de artículos que me pidió el Diario de Cádiz, creo recordar que en el año noventa y cuatro, noventa y cinco y que cuando terminé vi que era un tema que daba muchísimo más de si, me metí en el Archivo y le dediqué tres años de investigación y decidí hacerlo desde finales del S. XVIII,  que fue cuando el casco urbano se terminó de conformar tal y como ha llegado a nuestros días. En dos mil catorce se editó una segunda edición revisada y mucho más desarrollada. Todos mis libros han requerido mucho tiempo de investigación porque son como las teselas de un mosaico, formados de miles y miles de pequeñas piezas, fragmento que al final van componiendo los libros que publico.

 

JAVIER.– Una labor ardua y muy interesante, al hilo de la cual yo quería preguntarte, ¿tiene buenos fondos el Archivo Municipal de El Puerto?

ENRIQUE.– Tiene unos fondos espléndidos y ha contado, desde su reestructuración a fines de los años setenta,  con mi querido amigo José Ignacio Buhigas, quien hace unos meses que se jubiló y que ha realizado una labor inmensa de ordenación y catalogación de los maravillosos fondos documentales que hoy por hoy, tiene el Archivo Municipal.

 

Javier.- Se que has publicado un nuevo libro cuya presentación se realizará el próximo sábado en el Hospitalito y que, si no recuerdo mal, se titula “De El Puerto a Cádiz, los barcos de pasaje en la Bahía de Cádiz (S. XV-XXI). ¿Podrías háblame un poco de él?

Enrique.- Siempre se han considerado el Adriano III y sus antecesores el Adriano II, el Adriano I y para atrás, un símbolo de El Puerto y yo estaba interesado en conocer que si el Adriano III, la suma de todos los barcos de pasajeros que le antecedieron, ¿que era? Ya no solamente los barcos que conocieron la generación de mis padres, mis abuelos, bisabuelos, etc. Mi intención era reconstruir la historia de los barcos de pasajeros, principalmente entre El Puerto y Cádiz, aunque en el libro también se trata de las restantes travesías que existieron en la Bahía de Cádiz. Está dividido en cuatro partes, de las que tres recogen los barcos de pasajeros entre El Puerto y Cádiz desde que existe documentación en el Archivo Municipal y que va, de forma ininterrumpida, desde finales del S. XV, concretamente desde el año mil cuatrocientos ochenta y nueve hasta nuestros días. La primera parte habla de los faluchos, que se prolongaron hasta el último tercio del  S. XIX, la segunda parte la dedico a los vapores de mil ochocientos cuarenta y uno a mil novecientos veintinueve, cuando explotó la caldera del vapor Cádiz en el muelle del vapor. La tercera parte habla de la historia de las tres motonaves, la saga de los Adrianos que terminó con el hundimiento del Adriano III en el muelle de Cádiz.

 

Javier.- Gracias Enrique por satisfacer mi curiosidad y salvo que quieras añadir algo, solo me resta agradecerte la atención que has tenido conmigo.

Enrique.- Pues solo anticiparte que si todo sale como está previsto, en este próximo mes de julio salga otro libro, en el que recojo la historia del Coto de la Isleta y de Valdelagrana, este espacio tan singular en el que vivimos, desde que no existió, como se fue conformando la flecha litoral, hasta nuestros días.

 

Javier.- Gracias de nuevo Enrique, esta vez por la primicia que acabas de adelantarme.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario