Los caballeros de la Iglesia, Capítulo XI – (Primeras acciones)

Al escuchar el contenido del mensaje un sentimiento de impotencia y frustración, hizo presa en el corazón de los presentes. El brutal ataque del enemigo había puesto de manifiesto el profundo desconocimiento que tenían de él y de sus capacidades; el empleo de la magia para hacer pasar inadvertidas a las tropas que realizaron el ataque ante los ojos de caballeros entrenados tanto en el combate como en la magia, aunque en esto último no fueran los más avezados, había puesto de manifiesto que los planes establecidos para controlar sus movimientos carecían de valor al entrar en juego el factor mágico que aunque se había tenido en cuenta, no se había valorado en su correcta dimensión y por si fuera poco, esto les había privado de los únicos magos capaces de encontrar la forma de contrarrestalos.

Mientras estos lúgubres pensamientos invadían los pensamientos del Donark, la mente de Melhiker analizaba fríamente los hechos y sus posibles derivaciones, su capacidad mágica de análisis y predicción era mucho mayor de lo que todos, incluido el mismo, pensaban y se agudizaba en situaciones de extremo peligro, tal y como ocurrió durante el viaje al convento, cuando presintió la presencia de atacantes en el bosque, lo que salvó su vida y la de Jannirèll, por lo que tras un breve periodo de tiempo, había trazado los planes de contingencia necesarios, por lo que se puso en pie y dijo:

Gran Maestre, aunque las noticias que acabamos de recibir son graves y nos colocan en una situación harto delicada, ésta no es tan desesperada como puede parecer a primera vista; en todo juego de estrategia los primeros movimientos son de tanteo y se realizan para conocer al contrincante, su forma de concebir el juego, su capacidad de reacción ante los imprevistos y sobre todo, para tomar la iniciativa y obligarle a responder de forma precipitada a nuestros movimientos tácticos ocultándole nuestra estrategia. De la reacción a esos primeros movimientos depende, en gran medida, el resultado final de la partida.

¿Que medidas crees que debemos tomar entonces?— Preguntó Erlhènj.

En primer lugar recomponer nuestras piezas, es decir, cubrir los huecos creados en nuestra estructura. En estos momentos tenemos incapacitados, no sabemos aun si temporalmente o de forma permanente, a Jannirèll, Edzàrj, Jörgenj, Ghörann y Bokorm, es decir, los mejores magos de que disponíamos para buscar los tratados; por otra parte Jannirèll es el Maestre Skulek, por lo que propongo que a partir de este momento, Vegard sea nombrado Maestre Skulek en sustitución de Jannirèll, función que viene realizando de forma interina desde que éste partió en busca de los librosEn ese momento Vegard, indignado, dijo: Eso sería dar por perdido al Maestre y yo no estoy dispuesto a hacerlo, yo puedo seguir como hasta ahora y…Melhiker, haciendo gestos para rechazar sus argumentos le interrumpió con tono firme. Tonterías Vegard, nadie da por perdido al maestre Jannirèll, pero pensad con lógica, aunque a Jannirèll no le hubiera ocurrido nada que no es el caso, la misión que tiene encomendada le consumiría tanto tiempo que le impediría ejercer como Maestre Skulek, algo que no podemos permitirnos en la actual situación y tú Vegard eres la persona más capacitada para sustituirle.— Todos los presentes, empezando por el Gran Maestre, hicieron gestos de asentimiento con la cabeza en tanto Melhiker proseguía con su exposición.

Vos TrØllkarl, como Maestre Bahudier, debéis urgir a los magos para que encuentren la forma de, en primer lugar, anular ese manto de invisibilidad que cubre los ataques del enemigo y nos hace vulnerables y en segundo lugar, en combinación con las Hermanas lhäkninj, ver la forma de paliar los efectos que produce, en la mente de las personas más sensibles, descubrir la violencia y brutalidad sin sentido de los ataques que sin lugar a dudas, se seguirán produciendo con mayor frecuencia. Una vez hecho esto y si, como entra dentro de lo posible, Jannirèll y sus compañeros no se hubieran repuesto, deberéis seleccionar un grupo de los mejores magos y partir con ellos a completar la misión de encontrar los libros.

No bien había terminado Melhiker de pronunciar estas palabras cuando intervino Erlhènj diciendo: Creo que son medidas muy acertadas y si nadie tiene nada que oponer,en ese momento miró a todos los presentes quienes asintieron con la cabeza quedan aprobadas desde este mismos momentoA continuación dijo a Vegard, Has demostrado durante este tiempo que tienes perfecta capacidad para desempeñar el cargo de Maestre Skulek, solo lamento que hayas accedido a él en estas tristes circunstancias, sobre todo teniendo en cuenta que antes de partir, Jannirèll te había propuesto para él ya que pensaba que la búsqueda y estudio de los tratados iba a ocuparle demasiado tiempo.Seguidamente miró fijamente a TrØllkarl y le dijo Viejo amigo, no envidio la tarea que te ha caído encima, sobre todo teniendo en cuenta la pérdida de conocimientos mágicos que hemos sufrido en los últimos cuatrocientos años, la paz y tranquilidad vivida nos ha hecho caer en la autocomplacencia y la molicie, por lo que no estamos mentalmente preparados para lo que se nos viene encimaFinalmente preguntó a Melhiker ¿Tienes alguna propuesta más?

Si Gran Maestre, aclarar que estas medidas son solamente tácticas y es necesario ponerlas en práctica con la mayor rapidez posible para mantener en funcionamiento nuestra estructura y minimizar en lo posible posteriores daños, pero lo realmente importante es poner en marcha una estrategia que nos lleve a la victoria y aunque creo que ya la tengo diseñada, al menos en sus aspectos más relevantes, quiero realizar unas consultas y pulirla un poco más antes de exponerla, por lo que si el Gran Maestre está de acuerdo, podemos dar por finalizada la reunión del Donark para poner en marcha las decisiones tomadas.

Erlhènj, tras rogar a todos no perdieran la esperanza y se entregaran en cuerpo y alma a sus tareas, dio por terminada la reunión.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario