De príncipes y gaviotas

 

Esta mañana, en el repaso que doy a lo publicado en las redes, me he encontrado con el post que Miguel Díaz, un buen amigo y mejor comunicador, ha compartido. Se trata de un artículo publicado hace  tiempo en su blog  Letras Prestadas Club Pickwick sobre la amistad. En él hace referencia a la obra de Antoine de Saint-Exupéry “El Principito” y recordando la figura del conde                                                  

Antoine Marie Jean-Baptiste Roger, Conde de Saint-Exupéry fue un escritor y aviador francés nacido el 29 de junio de 1900 y fallecido en accidente de avión el el 31 de julio de 1944 .

de Saint-Exupéry y  su profesión de aviador, me vino a la cabeza, por esas asociaciones que sin proponernoslo realizamos, la figura de otro aviador e ilustre escritor cuya obra “juan Salvador Gaviota”, siendo diferente propugna los mismos valores; me estoy refiriendo a Richard Bach.

Richard Bach, escritor estadounidense nacido el 23 de junio de 1936 y que de 1957 a 1962 fue piloto de la Fuerza Aérea de los EEUU. En la actualidad cuenta con 81 años y tiene su propia página web.

Al pensar en esta coincidencia, ambos son libros considerados como literatura infantil, fáciles de leer y que te atrapan en su argumento y ambos, una vez leidos, nos muestran una filosofía que realiza una profunda crítica al hombre y a la civilización moderna más propia para adultos que para niños, me resultó impactante que dos aviadores militares, que vivieron y desarrollaron su actividad militar, el uno durante la Segunda Guerra Mundial y el otro en el transcurso de la Guerra Fría, escribieran libros en los que se resaltan los valores humanos que deben poseer las personas para alcanzar la felididad, abordándolos desde puntos de vista diferentes pero igualmente válidos.

Portada de El Principito

En “El Principito” Saint-Exupéry nos habla de temas universales como el amor, la amistad, el sentido de la vida o la naturaleza humana. Defiende la sabiduría de los niños como guía para la vida adulta, pero que irremediablemente se pierde con la edad y realiza una crítica al hombre y a la civilización moderna que conducen a la pérdida de los valores más esenciales del ser humano porque los adultos no saben que lo esencial se escapa de la vista porque es invisible.

Tú para mí todavía no eres más que un niño igual a otros cien mil niños. Y no te necesito. Tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…

Portada de Juan Salvador Gaviota Foto tomada de la web de R. Bach

El enfoque que Richard Bach da a su libro se basa en la superación personal, que nos compele a buscar siempre la perfección en todo lo hacemos, en el que nos dice que ser libre es entender que somos perfectos y la llave de la perfección está en nosotros mismos. Nos enseña a ser solidarios, a buscar el bien de los demás aunque no nos entiendan o nos traten mal y plantea problemas como el miedo a lo desconocido, la presión de la sociedad, la esencia de uno mismo o el hecho de pensar por nosotros mismos.

Juan Salvador gaviota descubrió que el aburrimiento, miedo y odio son las razones por las que la vida de una gaviota es tan corta, y cuando se fueron de su pensamiento, vivió una larga vida.

En ambos libros se resaltan valores como el amor, la amistad, el esfuerzo personal y el gusto por las cosas bien hechas, algo muy necesario en nuestra sociedad actual que poco a poco va destruyéndose debido a la intolerancia de algunos, la ambición de otros y la pasividad de la mayoría, y aunque esto no 

Nuestra democracia se autodestruye porque ha abusado del derecho de igualdad y del derecho de libertad. Porque ha enseñado al ciudadano a considerar la impertinencia como un derecho, el no respeto de las leyes como libertad, la imprudencia en las palabras como igualdad, y la anarquía como felicidad.

Isocrates, 436 – 338 a.C.

sea algo nuevo en la evolución de las sociedades a través de la historia, no deja de ser descorazonador comprobar que a pesar de los múltples progresos tácnicos y culturales conseguidos a lo largo de la historia, apenas hayamos progresado en nuestro desarrollo como seres humanos.

 

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

4 comentarios

  • Marisa Doménech

    Esta es una de las mejores y más entrañables entradas que te he leído de las que se podrían considerar más filosóficas, sociales o humanistas. Conmovedora, poética en sus premisas de explicar los valores que se desentraban de estos dos maravillosos libros, elocuente y que da muchísima conciencia de hacia dónde no debemos ir los humanos y sí nuestro camino conscientemente elegido que nos permita progresar en el conocimiento y la solidaridad.
    He leído los dos, me marcaron profundamente durante mi etapa adolescente, quizá el segundo, el de Juan Salvador Gaviota, fuera especial en ese sentido, pues estaba pasando por una etapa de intensos cambios e incertidumbre, madurando, explorando el mundo bajo mis particulares experiencias. Y la verdad sea dicha, me ayudó bastante a comprender ciertas cosas intangibles en aquel momento para mí.
    Una entrada sublime, emocionante. Te lo digo desde la más humilde sinceridad.
    Un abrazo.

    • El Arca de Dionisos

      Hola Marisa:

      Son dos libros cuya lectura ha influido mucho en mi forma de ver la vida, tanto en lo que personalmente me afecta, como en su aspecto general. De ellos aprendí,después de los lógicos contratiempos, negaciones y propotencia de la pubertad, la importancia de los valores éticos y el esfuerzo personal, a luchar por convertir mis sueños en realidad y sobre todo a ser sincero conmigo mismo y aceptarme tal y como realmente soy, con mis virtudes y sobre todo, con mis defectos, y he de reconocer que me ha ido bastante bien.

      Leer el post de Miguel y la situación que estamos viviendo fue lo que me movió a escribir el post.

      Muchas gracias por las apreciaciones que haces en tu comentario.

      Un fuerte abrazo 🙂

  • Lo importante que es saber leer bien los libros, para entender los mensajes de vida tan valiosos que llegan a transmitir. Y ya que estamos, confieso que aún no he leído ninguno de los que has mencionado. Me tengo que poner las pilas 😉

    ¡Un abrazo!

Deja un comentario