La música de mi juventud – Los Indios Tabajaras

 

 

MuçaperéErundi (números tres y cuatro en lengua tupí) eran el tercer y cuarto hijo de Mitanga, uno de los caciques de la tribu de los Tabajaras (no existe acuerdo en el número de hijos de este cacique que según los autores consultados tuvo catorce para unos y treinta para otros), compuesta por 800 individuos aproximadamente , que habitaban en las selvas profundas de Ceará, al norte de Brasil, a principios del siglo XX. 

Al parecer, estos hermanos nacidos en torno a 1918, encontraron a finales de la década de 1930, perdida en el camino por donde había pasado una expedición de hombres blancos, una guitarra que escondieron en su vivienda pensando que podía tratarse de una arma de fuego. Al ser examinada por los demás miembros de la tribu, descubrieron que no era un arma ya que al ser manipulada con las manos emitía bellos sonidos. Esto aumentó la curiosidad de los dos hermanos por ella y de forma inexplicable aprendieron a tocarla para acompañar las canciones tradicionales de la tribu lo que les decidió a abandonarla para adentrarse en la civilización del hombre blanco y saber más del instrumento, por lo que realizaron un viaje a pie de más de 1600 Km. hasta llegar, al cabo de tres años, a Rio de Janeiro, donde se ganaron las simpatías del público interpretando canciones típicas de su tribu. En Rio cambiaron sus nombres por Natalicio y Antenor Moreira Lima. Su primera actuación pública fue en 1945 en la emisora de radio Cruzeiro do Sul de Rio de Janeiro, donde fueron presentados como Los Indios Tabajaras. Contratados por un empresario teatral, realizaron una gira por toda sudamérica que duró seis años, hasta que llegaron a Méjico donde permanecieron una larga temporada, después decidieron tomar clases intensivas de guitarra, cada uno con un profesor distinto, especializándose Antenor en acompañamiento y Natalicio en melodía.

En 1954 tuvieron su primer éxito con la polca Pájaro Campana.

 

 

En 1958 grabaron para RCA Victor un LP que incluía el que había de constituir su mayor éxito María Elena, canción compuesta en 1930 por Lorenzo Barcelata y que lleva el nombre de la esposa del presidente mexicano, Emilio Portes Gil.

 

 

Los Indios Tabajaras nos han acompañado durane más de 50 años con sus románticas melodías, entre las que hay una de la que guardo un especial recuerdo, Adios Mariquita Linda.

 

 

Los hermanos llegaron a dominar, a parte de su lengua natal el tupi, el italiano, alemán, griego, portugués y español.

 

 

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

6 comentarios

  • Me ha gustado mucho el artículo. No conocía esta historia de los indios Taba jaras. Muy interesante. Saludos Javier 🙂

    • El Arca de Dionisos

      Hola Exprimehistorias:

      Eran unas personas con una tremenda inteligencia y capacidad de trabajo, totalmente entregados a su pasión.

      Un abrazo 🙂

  • Hoja Javier,
    Un post entrañable. Me ha encantado conocer su historia y trayectoria. Los Indios Tabajara demostraron una inteligencia muy peculiar y supieron desarrollar la técnica musical occidental a pesar de su idiosincrasia de origen. La música es melodiosa, relajante y pegadiza, pero denota calidad, un ritmo acompasado elaborado y metódico. Ya había escuchado Maria Elena, es muy conocida, tienes razón.
    Lo que me ha llamado la atención, especialmente, es su capacidad para adaptarse y cómo después de viajar a pie durante 1.600 km llegaron a Río de Janeiro y se ganaron al público. Lo demás es, sencillamente, trabajo y esfuerzo.
    He disfrutado mucho de la lectura y la música.
    Un abrazo

    • El Arca de Dionisos

      Hola Marisa:

      Su trayectoria viene a demostrar que: “Hace más el que quiere que el que pude”, (aunque a la vista de sus logros debían tener un alto C.I:) y que, con idependencia del origen y las dificultades que plantéa la vida, la voluntad y el trabajo colocan a cada una en el puesto que le corresponde dentro de la sociedad. Por supuesto no tenemos todos las mismas capacidades y no todos, podemos alcanzar las posiciones más altas, pero el trabajo (palabra muy desagradable, al igual que esfuerzo) bien hecho siempre alcanza su recompensa.

      Un abrazo 🙂

  • Los Indios Tabajara, los recuerdo muy bien. Creo que nunca los sentí cantar, eran instrumentales al 100×100. Excelentes guitarristas. Pájaro Campana es una verdadera joya musical. Su autor Félix Pérez Cardozo fue un compositor e intérprete de arpa paraguayo. El pájaro campana es el ave nacional del Paraguay desde el año 2004. La leyenda del pájaro cuenta que en época de la colonización española en América del Sur, asesinaron a un monje y quemaron el monasterio. El campanario se derrumbó pero la campana continuó tañendo misteriosamente. La campana entonces fue convertida en el pájaro campana. En realidad su nombre deriva del hecho que emite dos sonidos que se asimilan al retoque de una campana. Saludos

    • El Arca de Dionisos

      Hola María Belén:

      Perdona que en Bloguers me haya dirigido a Hugo, pero es que no se cuando publicáis uno u otro. Me parece muy interesante la leyenda del pájaro campana, la imaginación popular es capaz de dar belleza a cualquier hecho, gracias por contarla.

      Por otra parte y aunque pueda parecer mentira, en el primer LP que gabaron (con Vox Records) y titulado “Popular and Folks Songs of South America” las canciones están todas cantadas.

      Un abrazo María Belén 🙂

Deja un comentario