Los caballaros de la Iglesia – Capítulo XIV – 2

Regreso al Convento del Valle

 

 

Cuando Jannirèll terminó la exposición de las medidas tomadas, apareció Bokorm para comunicarles que, tal y como esperaba, la hermana Healer había comprendido perfectamente los riesgos que conllevaba el uso de la magia en la sanación y que había situaciones en las que se debía dejar a la naturaleza seguir su curso, a pesar del dolor que esto pudiera causar, ya que no hacerlo así se podían producir desastrosos efectos. Debido a ello había confiado los tomos de sanación a su cuidado con la tranquilidad de saber que su contenido sería utilizado correctamente.

Puesto que su labor allí había concluido y tras despedirse de Flottfar y Velger, a quien desearon suerte en su nueva responsabilidad, se encaminaron al convento janike desde donde, tras despedirse del Prior Trader, a quien recomendaron incrementase dentro de los posible y sin levantar sospechas, el entrenamiento de todos los hermanos en las artes del combate como una unidad de caballeros, dejando de lado el entrenamiento individual tradicional hasta ese momento, y al que Jannirèll prometió visitar cuando la situación lo permitiese, para mantener la conversación pospuesta desde el día de su llegada, partieron hacia el Convento del Valle, acompañados por Mhälinj y Kontakt bajo el mismo disfraz con el que habían llegado a Hämnstaj.

Durante el viaje visitaron el cenobio de Örnhekker, donde el Prior les informó que no se habían producido novedades en el Castillo Värdelos desde su anterior visita, y donde se quedó el hermano Kontakt para transmitir información, sobre cualquier acontecimiento de relevancia que ocurriese en el castillo, al maestre Vegard. El resto del viaje transcurrió sin mas dilaciones y a los treinta días justos de su salida del convento de Hämnstaj, con las primeras luces del alba, llegaron al valle. Allí, a la puerta del convento, les esperaba Melhiker con quien, tras fundirse en un fuerte abrazo, se encaminaron al despacho de TrØllkarl para hacer entrega de los libros, mientras Mhälinj se encaminó a informar al Gran Maestre de su llegada. Al abrirse la puerta del despacho el maestre de los Bahudier levantó la vista del libro que estaba leyendo y al ver quienes entraban, una expresión de sorpresa y alegría invadió su rostro al tiempo que se levantaba para recibir a los recién llegados.

¡Bienvenidos hermanos!, esperaba con ansia vuestra llegada después de las vicisitudes que hemos vivido en estos tiempos y que nos hicieron temer por vuestras vidas. Calló un momento y después de observarlos fijamente continuó. —Habéis crecido, no en estatura, no…, habéis crecido espiritualmente y ese crecimiento se percibe solo con miraros. Melhiker ya me ha explicado lo ocurrido, en las conversaciones que mantuvimos después de enterarnos de vuestro despertar y porqué no pude participar el él a pesar de ser convocado, al parecer se debe a que por mi edad y por la labor que he desarrollado como preceptor de magia de la Iglesia, mi mente no tiene la flexibilidad adecuada para realizar la entrega necesaria.

Lo sabemos TrØllkarl, así como sabemos que eres el único que comprende lo que nos ha sucedido y como nos ha cambiado. Dijo Jannirèll Ahora las buenas noticias, aquí está lo que fuimos a buscar.Uniendo la acción a la palabra, depositó en la mesa las copias de los tratados que habían realizado en Hämnstaj, y continuó Te los entregamos para su custodia y difusión entre los Bahudier, no hace falta decirte la importancia que tiene controlar que partes de su contenido deben darse a conocer y sobre todo, a quienes se permite su conocimiento y en que grado.

En ese momento la puerta se abrió violentamente y entró Erlhènj, quien parándose en el centro de la habitación con los puños apoyados en las caderas dijo: Me ha decepcionado mucho vuestra actitud hermanos, ya que siendo como soy la cabeza del Donark en estos tiempos de aflicción, no he sido la primera persona en recibir vuestro informe.

Un pesado silencio invadió la habitación tras estas palabras del Gran Maestre, silencio que pasados unos segundos, rompió Jörgenj quien, con una sonrisa socarrona en su rostro, dijo:

Déjate de pantomimas Erlhènj, te conocemos lo suficientemente bien como para saber que no entes lo que estás diciendo, así que ven y danos un abrazo que es lo que en realidad estás deseando.

Tras estas palabras Jörgenj, Bokorm y Janniréll se fundieron en un abrazo con Erlhènj que dijo, mientras unas furtivas lágrimas humedecían sus ojos:

Malditos muchachos, sois como los hijos que no he tenido pues os vi llegar al convento como niños inseguros de vosotros mismos y convertiros en lo que ahora sois, por lo que he estado sumamente preocupado por vosotros.

Lo sabemos Erlhénj, lo sabemos y nosotros sentimos lo mismo por ti y también sabemos que si hubiéramos ido a verte en primer lugar, en vez de entregar los libros a TrØllkarl para su custodia, es cuando verdaderamente te habríamos defraudado.Dijeron los tres al unísono.

Ahora, si te parece bien, nos gustaría ir a nuestras celdas a descansar un rato para reponernos del viaje y después del almuerzo, aunque te parezca mentira seguimos teniendo necesidad de comer y descansar,dijo Jannirèll en tono festivo, para continuar ya totalmente serio y esta tarde reunirnos con el Donark para informar de lo sucedido en nuestra búsqueda.Concluyó.

Tienes razón Jannirèll, hemos sido unos desconsiderados al no pensar en que estaríais cansados del viaje. Id pues a reponeos, mientras TrØllkarl, Melhiker y yo nos quedamos para preparar la reunión de esta tarde.

Continuará

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

2 comentarios

  • Está muy claro que de no haber crecido espiritualmente no habrían llegado tan lejos, y esa es una de las enseñanzas de tu historia, no solo se trata de descubrir un enigma mágico ancestral sino de experimentar un crecimiento y una elevación mental y espiritual para comprender esos secretos.

    Un abrazo 🙂

    • El Arca de Dionisos

      Hola Carolina:

      Una de las cosas que trato de contar es el crecimiento y evolución de los protagonistas como personas, eso sea quizás lo que más me está costando.

      Muchas gracias por tu paciencia para seguír leyendo y comentando. Es un auténtico placer leer tus post y tus comentarios.

      Un cariñoso agrazo 🙂

Deja un comentario