Los caballeros de la Iglesia – Capítulo XV-IV

Jannirèll en Qishloq –IV

 

 

Skjult se tumbó en la cama, con el cuerpo empapado por un sudor frío y presa de fuertes temblores, mientras trataba de asimilar lo que ocurría, de poner en orden sus pensamientos que por una parte le decían que era Skjult, hermano de la Orden de los Jannikes, enviado por el prior Erlhènj más de once años atrás como espía a las Tierras Ignotas y por otra era Soliqchi, qo’mondon del ejército samoviy que sentía como un samoviy más y había estado dispuesto a ordenar que azotaran a una mujer por haberse atrevido a tocarle. El hecho de que en su interior convivieran dos personas tan diferentes, empeñadas ambas en conseguir sus objetivos, unos objetivos diametralmente opuestos, le estaba volviendo loco.

Mientras estos pensamientos pasaban por la mente de Skjult, Jannirèll le observaba en silencio consciente de la confusión que sentía y dándole tiempo para asimilar los hechos y cuando consideró que su mente estaba a punto de quebrarse al no poder asumir lo ocurrido dijo:

Tranquilízate hermano, lo que te ocurre es normal y tiene una sencilla explicación.

Tras estas palabras, paso a contarle que su presencia allí se debía al temor que sentían por él en la Iglesia, ante la falta de noticias y sobre todo, al encontrar un tremendo vacío cuando intentaban establecer contacto telepático con él, por lo que había ido a investigar lo que ocurría.

Cuando llegué aquí—, le dijo, percibí un nivel de empleo de la magia más elevado de lo normal, pero no me preocupó ya que su uso se limitaba a capacidades normales presentes en todas partes; solo me preocupó algo el nivel más elevado de empatía que propiciaba un mayor grado de comunicación mental, por lo que una vez que te localicé, lo que hice a última hora de la tarde, me alojé en tu misma posada y decidí esperar a que bajaras a desayunar para contactar contigo, cuando lo hiciste te envié una tenue sonda mental para ver como te encontrabas y me preocupó mucho tu reacción a la misma; la tensión que te producía el miedo a desbloquear tu mente y ser descubierto por los eksrutadorlar (unas figuras que destacaban en tu mente por el inmenso miedo te producían), junto al hecho de llevar una doble vida con el constante temor de cometer un error que te descubriera, te había llevado a un punto en el que estabas muy próximo a perder la cordura, por lo que decidí encerrar la personalidad de Skjult en un capullo en lo más profundo de tu mente al que no tenías acceso, potenciando la de Soliqchi y evitar que cometieras un error fatal hasta que pudiera hablar con tranquilidad contigo sobre la causa de tu temor.

Fue precisamente esa sonda lo que me puso en ese estado de temor; cuando noté que alguien examinaba mis pensamientos sin poder oponer resistencia alguna y te descubrí sentado en una mesa que hubiera jurado estaba vacía, creí que estaba siendo examinado por un poderoso eksrutant y me resigné al hecho de haber sido descubierto. ¿Como hiciste para que no te descubriera antes de que me sondearas?, por los restos del desayuno se que llevabas tiempo sentado y por precaución, antes de sentarme, compruebo cada rincón del salón en busca de algún peligro y no te vi.

Gracias a un hechizo que hace que parezca tan intrascendente a ojos de quien me ve que inmediatamente olvida mi presencia.

Muchas novedades se han producido mientras falto de casa, tenenes que ponerme al día, pero antes tengo que comunicarte los planes del enemigo para que los transmitas a nuestros hermanos a fin de que estén preparados.

Cuando Skjult terminó de contarle lo que había podido averiguar la preocupación invadió a Jannirèll, el plan de Bittaga era mucho más complejo de lo que habían supuesto y aunque parte de las piezas para contrarrestarlo estaban colocadas en su sitio, la despreocupación por la falta de noticias de Skjult, debida en parte a la creencia de que esta se debía a la falta novedades de las que informar y en parte a que los acontecimientos ocurridos en la Confederación habían ocupado totalmente la atención del Donark, podía haber tenido desastrosas consecuencias. La importancia de la información que le acababa de proporcionar Skjult, información que gracias a la magia que los unía conoció instantáneamente por el Consejo de Archimagos, hizo que las mentes de sus componentes entrasen en comunión, renunciando a sus personalidades individuales, durante los breves instantes que la supermente así formada necesitó para analizar los nuevos datos y elaborar un nuevo plan.

Las noticias que nos acabas de proporcionar son, como pensabas, de suma importancia y su conocimiento fundamental para la preparación de nuestra defensa. El abandono en que te hemos tenido podía haber frustrado nuestros planes y haberte costado la vida, algo que nunca nos podríamos perdonar.Dijo Jannirèll a Skjult.

Eso ahora no tiene importancia hermanorespondió este lo importante es que has llegado a tiempo, de nada vale lamentarse por lo que ya ha pasado, lo que hemos de hacer es seguir adelante.terminó.

Tienes razón, y para ello tengo que informarte de todo lo ocurrido mientras no estabas con nosotros y transmitirte una serie de conocimientos como bloquear parte de tu mente tal y como yo hice o como transmitir tus informes telepáticamente sin riesgo de ser descubierto entre otros, que te ayuden a realizar tu misión y minimicen los riesgos que corres, pero para poder hacerlo necesito de tu plena colaboración.

Nada más escuchar estas palabras, Skjult hizo un gesto de asentimiento e intentó decir algo cuando fue interrumpido por el mago.

No te apresures a responder antes de saber que te voy a pedir, ya que debes ser plenamente consciente de ello,le dijo Jannirèll quien prosiguió, Proporcionarte la información y conocimientos que precisas por los métodos tradicionales nos llevaría un tiempo del que no disponemos, por lo que tengo que hacerlo mediante el contacto directo de nuestras mentes y para ello necesito que confíes plenamente en mí que me abras tu mente sin ningún tipo de reservas sabiendo que al hacerlo conoceré tus más íntimos secretos.

Skjult se quedó unos instantes pensativo tras los cuales dijo: Hermano, se que si quisieras conocer mis más íntimos secretos podrías hacerlo sin mi consentimiento, incluso podrías modificar mis pensamientos sin que yo fuera consciente de ello. ¿Por qué me pides mi colaboración y confianza si no la necesitas?.

En eso te equivocas hermano,le dijo Jannirèll y continuó, cierto que podría hacelo pero, aparte de no ser correcto hacerlo, tu mente se revelaría contra la intrusión por lo que el efecto sería temporal y lo que pretendo es que seas plenamente consciente de los conocimientos que te quiero transmitir para que los aceptes voluntariamente y formen parte de ti durante el resto de tu vida, y para eso es preciso que confíes plenamente en mí y tu entrega sea total.

Skjult miró a Jannirèll a los ojos y lo que vio en ellos borró todas sus dudas y dijo tras unos breves instantes:

Confío plenamente en ti hermano, empecemos pues.

En ese momento Jannirèll proyectó su mente hacia la de Skjult y le transmitió la información de los acontecimientos acaecidos en la Confederación durante su ausencia y los hechizos necesarios que iba a necesitar para llevar a buen término su misión.

Continuará

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario