Los caballeros de la Iglesia – Capítulo XVI (5)

Explicaciones necesarias

Más enfurecido, si cabe, por la respuesta del Patriarca, el rey de Thörvork se dirigió a los demás monarcas con un tono que rayaba en la histeria diciendo:

Sois todos unos estúpidos y unos cobardes que os dejáis manipular por el Patriarca y sus adláteres sin tener el coraje de oponeros a sus torticeros propósitos, pero yo no estoy dispuesto a ello y…

¡Cállate Storyxa! Los aquí presentes no son tus súbditos, son tus iguales y no tienen porqué soportar ni tus rabietas ni tus caprichos —, dijo Jannirèll interrumpiendo al excitado monarca al tiempo que se quitaba la capucha dejando su rostro al descubierto y sus palabras, dichas en tono mesurado reverberaron por toda la sala haciendo callar al enfurecido Storyxa, a quien se dirigió como un lo hace un maestro a su alumno.

Madura Storyxa, aquí nadie va a consentir los caprichos a que te tienen acostumbrado la corte de aduladores de que te has rodeado. Vence tu inseguridad y el sentimiento de inferioridad instilado por tu madre, amargada por ver frustradas sus ambiciones de lujo y poder al casarse con tu padre. Eres el rey del país cuyos bosques producen las mejores y más apreciadas maderas, junto con delicadas flores y plantas de las que se extraen elixires curativos y delicados perfumes, productos que te permiten mantener un provechoso comercio con el resto de los países de la Confederación. Un país cuyas gentes, prefieren vivir diseminados en pequeños núcleos en los bosques a hacerlo en grandes aglomeraciones urbanas, que es lo que le gustaría a tu madre para poder llevar la vida de adulación y boato que desea y con lo que te ha estado envenenado todos estos años.

Pronunciadas estas palabras, Jannirèll hizo una pausa para mirar uno a uno a los reyes allí reunidos, que le observaban admirados con una mezcla de temor y respeto; al bajarse la capucha se había repetido en ellos la misma reacción que tuvo el hermano Skjult en Qishloq al contemplar el inconmensurable poder y sabiduría que emanaban de aquel tranquilo rostro. Tras unos segundos de observación que a los allí reunidos parecieron horas, Jannirèll continuó , esta vez dirigiéndose a todos los presentes.

Se que todos estáis asombrados por mi aparición en esta sala y preocupados por el desarrollo que estos acontecimientos han suscitado, tal y como demuestran las preguntas de Behövligfisk y de Storyxa; en respuesta a la segunda he de deciros que, en realidad, no me encuentro en esta sala, sigo en Qishloq esperando la llegada del emperador Bittaga y lo que veis no es otra cosa que una proyección de mi mente, en cuanto al temor de Behövligfisk de que os hubiéramos involucrado en un conflicto que solo afectaba a Dönhar y Ganestria, aunque pudiera parecerlo y así lo creyéramos nosotros en un primer momento, por desgracia acabamos de descubrir que no es así y ese es el motivo de mi presencia en el Consejo.— Jannirèll hizo una pequeña pausa para que asumieran sus palabras y continuó. —El Patriarca Velger ya os ha expuesto los acontecimientos que movieron a la Iglesia, en connivencia con Försiktig de Dönhar y Grunneier de Ganestria, a llevar a cabo el plan que ha desembocado en la actual situación.

Les explicó que, en un principio y de acuerdo con las informaciones de que disponían, pensaron que solo era el deseo de poder y de venganza alentado por los partidarios que tenía en Dönhar, lo que había motivado el plan de Bittaga/Ambitiös consistente en envenenar lentamente a su padre para provocar la reunión del Rådetskonger. Conocedor del escaso potencial y nivel de preparación de los ejércitos de los distintos reinos de la Confederación, aprovecharía el momento en que éstos se encontrasen sin una dirección eficaz debido a la ausencia de sus gobernantes, reunidos en el Rådetskonger para proclamación y coronación de Elsketsønn, hijo mayor y heredero de Försiktig, para que sus partidarios en Hämnstaj tomaran la capital que conservarían en su poder apoyados por el ejército que el conde Värdelos había reunido en sus posesiones en los Montes Sawkäria. Al mismo tiempo un poderoso ejército samoviy, aprovechando el desconcierto e inseguridad creados en Ganestria por la masacre perpetrada en las proximidades del Paso del Sur que según sus previsiones, movilizaría parte de su pequeño ejército hacia el sur para garantizar la seguridad de esas tierras, invadiría Ganestria por el norte y enlazaría con los rebeldes de Dönhar sin apenas encontrar oposición lo que junto con las incursiones que realizarían las tropas enviadas al Paso del Sur, le permitirían conquistar los dos reinos sin apenas esfuerzo.

En base a estas informaciones proporcionadas por el hermano Skjult, la Iglesia de acuerdo con los reyes de los países afectados, había trazado los planes necesarios para evitar la invasión, poniendo en marcha la primera fase de los mismos consistente acantonar tropas en puntos estratégicos, evitar el asesinato del rey Försiktig y convocar el Rådetskonger a causa de la dimisión del Patriarca de la Iglesia, para que Bittaga realizase sus movimientos. Al mismo tiempo la preocupación por la falta de noticias de Skjult había impulsado al Consejo de Archimagos a enviarle a Qishloq, donde ahora se encontraba, para establecer contacto con éste y comprobar si la falta de noticias se debía a que Skjult había sido descubierto o era otro el motivo, lugar para el que partió antes de la reunión del Consejo. A su llegada a la ciudad Samoviy y tras localizar a Skjult descubrió que aunque su tapadera no había sido descubierta, el miedo a que lo fuera era tan grande que estaba a punto de romper su mente, por lo que se vio obligado a bloquear su personalidad de Jannike tras un infranqueable muro en lo más recóndito de su mente, dejándole solo acceso a su faceta de Soliqchi. En el paseo que dio por la ciudad observó el terror que provocaban las patrullas que dirigidas por magos, escrutaban la mente de los viandantes deteniendo a todo aquel cuyos pensamientos no fueran conformes a la doctrina oficial, esto le hizo comprender la zozobra en que vivía el hermano Jannike por el temor a ser descubierto. Cuando pudo, por fin, hablar con Skjult la información que éste le proporcionó sobre los planes reales de Bittaga, cuya complejidad y ambición había sorprendido al Donark en cuanto los puso en su conocimiento y le había permitido contrarrestar el intento de secuestro de los miembros del Rådetskonger, ya que el auténtico plan de Bittaga era la conquista de la Confederación Erkendia en su totalidad, comenzando por Dönhar, Ganestria y Jhönnull, este último con las tropas acantonadas al otro lado del Paso del Sur, mucho más numerosas de lo que supusieron en un principio, que enlazando con las que asediaban en ese mismo momento La fortaleza de Styretstyrke, lo que dejaría aislados a Thörvork y Haddark que caerían como frutas maduras debido al caos que provocarían las noticias de la conquista de los otros reinos y la falta de gobierno en que se encontrarían al estar sus monarcas en poder del ejercito samoviy.

Continuará

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario