Homo Rafflesiarnoldii

El Homo Rafflesiarnoldii, es un hibrido, producto del cruce entre el Homo sapiens sapiens y la Rafflesia arnoldii, planta parásita fanerógama cuyas flores pueden medir un metro de diámetro y cuyo olor fue descrito por el explorador sueco Eric Mjoberg como más repulsivo que un cadáver de búfalo en avanzado estado de descomposición, de ahí su nombre común: Flor cadáver.

El Homo Rafflesiarnoldii habita en las redes sociales (Blogs, Facebook y Twitter) en las que está aumentando alarmantemente su población.

Homo rafflesiarnoldii

Homo rafflesiarnoldii

Taxonomía

Dominio: Eucariota

Reino: Animalia

Filo: Hibridae anómalus

Clase: Mammalia magnoliopsida

Orden: Primates malpighiales

Familia: Hominidae euphorbiaceae

Género: Homo rafflesia

Especie:Homo Rafflesiarnoldii

Descripción

El Rafflesiarnoldii, tiene, por regla general (aunque se dan casos en los que, con el debido adiestramiento y presión familiar, han conseguido titulaciones académicas) una cultura media, media-baja, un coeficiente intelectual más bien bajo y escasas aptitudes sociales. Es una especie cargada de frustraciones y complejos ya que, a su parecer, la sociedad -Ecosistema en el que desarrolla la primera fase de su evolución- no le ha proporcionado el éxito ni la relevancia que, desde su mezquino punto de vista, se merece. Por ello considera que el ecosistema social es una falacia mezquina, carente de cualquier tipo de valor, y encaminado, única y exclusivamente, a amargarle la existencia.

El hedor que desprenden sus diatribas, plagadas de incoherencias, en las que, por regla general, demuestra un profundo desconocimiento de la sintaxis y ortografía, y cuyo contenido se limita, única y exclusivamente, a la crítica destructiva, les sirve para atraer la atención del Homo polemicus, del que se nutre.

El Homo Rafflesiarnoldii posee un escaso razonamiento lógico, lo que propicia el uso, casi exclusivo, de la agresión verbal que, debido a su escasez de vocabulario, se suele limitar a vocablos soeces y amenazas. Esto refuerza su autoestima y le autoconvence de su valía personal.

Organismo parásito, se alimenta de la negatividad y frustración personal que extrae de su falta de éxito en la sociedad en que vive.

Guardar

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario