La literatura de ciencia ficción IV

D 4-1LA CIENCIA FICCIÓN EN ESPAÑA

En España, la ciencia ficción no es uno de los géneros más prolíficos , sin embargo existe un numeroso grupo de prestigiosos autores españoles que escribieron ciencia ficción. Entre ellos cabe destacar a:

Enrique Gaspar, que en 1887 (antes de que G.H. Wells escribiera La máquina del tiempo) publicó Anacronópete, novela sobre el mismo tema.

Ángel Ganivet, escribió La ruina de Granada (1899)

Azorín, El fin del mundo (1901) y La prehistoria (1905)

Pío Baroja, La República del año 8 y la intervención del año 12 (1902 )

Ramón y Cajal, El pesimista corregido (1905)

Miguel de Unamuno, Mecanópolis (1913)

Salvador de Madariaga, La jirafa sagrada (1925)

Vicente Blasco Ibáñez, El paraíso de las mujeres (1928)

Muchos de estos relatos fueron publicados en la antología “De la luna a mecanópolis. Antología de ciencia ficción española (1832-1913)” de Santiáñez-Tió e incluso se van editando poco a poco textos inéditos o de difícil acceso.

A diferencia del mundo literario anglosajón, donde es muy común que los libros de ciencia ficción encabecen las listas de los más vendidos, en España durante muchos años el género se ha visto relegado a una esquina minúscula en las librerías.

d 4-2INFLUENCIA EN LA SOCIEDAD

La ciencia ficción es literatura de anticipación, es decir literatura para mañana, ya que en sus obras presentan inventos innovadores en su momento, inalcanzables tecnológicamente hablando, pero factibles, pues respetaban las leyes de la física, lo que aseguraba que se volvieran viables, a medida que seguía avanzando la ciencia y la tecnología.

Sirvan de ejemplo los inventos predichos por Julio Verne, o los antes mencionados de Arthur C. Clarke o de Robert Heinlein.

También, y ya desde un punto de vista sociológico, plantean en sus obras el impacto que estos inventos o descubrimientos tendrían en la sociedad, dadas unas determinadas circunstancias, como es el caso ya citado de Heinlein en relación con la bomba atómica, o el de una controversia más actual. Las consecuencias del descifrado del mapa genético humano, que ya había anticipado Aldous Huxley en su obra del año 1936 Un mundo feliz.

En algún otro caso, como en la obra Tropas del espacio, también de Heinlein, para expresar una teoría política.

Dice Asimov:

… Los relatos que nos hablaban, por aquel entonces, de las asombrosas cosas futuras que hoy nos parecen tan superadas, requerían de sus autores enormes dosis de imaginación.”

Es cierto que, con el paso del tiempo, muchas de estas obras pierden vigencia, pero cuando las leamos, para valorarlas debidamente, hemos de tener en cuenta los conocimientos científicos y la situación social que existían en la época en que fueron escritas.


Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario