Otro martes en la peña

DSCN0189De nuevo es martes y como todos los martes, uno de los días de la semana que más me gustan, a eso de las doce del mediodía, me paso por la peña.

-Buenos días a todos. Vaya, parece que hoy tenemos fiesta.
-Sí, ahí andan Ataulfo y Manolín preparando un pisto- Me responde José María. -Y Paco a traído unos morros de ternera.
-Buena pinta tiene Ataulfo- Me acerco a oler el guiso. -Y tiene un olorcillo que alimenta.
-Es pisto manchego al cateto de mi pueblo- Me responde.
-Un nombre cortito- Le digo con ironía.
-Sí, es largo, pero más largo es y mejor sabe. ¡Tú lo pruebas y me cuentas!- Responde.
-No te preocupes- Le digo -Haré algo más que probarlo.

Me separo de Ataulfo y Manolín para acercarme al mostrador, donde José María ya me ha puesto una copa de oloroso. Al volverme, copa en mano, veo a Luis y me acerco a él.
DSCN0177-Buenos días Luis- Le saludo. -Oye, quería hacerte una pregunta a tenor de lo que hablamos el otro día- Le digo.
-Buenos días amigo- Me responde. -¿Cual es esa pregunta?
-¿Nunca has pensado en escribir esa poesía que llevas dentro?. ¿Por qué no la publicas?
-Porque no- Responde. -Porque no quiero, yo…- Se ríe. -Mira, yo a estas cosas… yo le temo a todas estas cosas, ¿Por qué? Porque yo trato de ir por la vida…- Se queda pensando. -Yo he estado en las primeras comparsas, porque claro el carnaval en El Puerto desapareció como fiesta popular después del treinta y seis, pero Cádiz las siguió manteniendo como Fiestas típicas gaditanas, porque no se podía decir “carnaval” y entonces, en mi casa, se ha vivido el carnaval y yo he formado parte del carnaval y recuerdo cosas… ¡Estando Franco en todo su apogeo! En Cádiz había un escritor y un poeta que era Paco Alba y en ese momento le hace un poema a Juan Ramón Jiménez, y digo yo. ¿Esto como es? Si estos poetas estaban repudiados por el régimen. Y Paco hizo el Poema que te voy a cantar ahora mismo.

Luis hace una pausa y llevando el compás golpeando con la mano en la mesa, canta:

En un gran pueblo de España
nació Juan Ramón Jiménez,
el que amaba la montaña
y a su fiel compaña de un burro de nieve.
Poeta que retrataba con los más finos colores,
que a su burro explicaba
como declamaban el viento y las flores,
el que en un simple arroyuelo,
veía un mundo lleno de filosofía.
El que llenaba los cielos
de color y de fantasía.
Era tan bonito que su poesía,
que hasta un borriquillo,
que hasta un borriquillo lo comprendería.
Juan Ramón Jiménez, vaya mi canción
por un ramo de claveles,
que a tu gloria lleve mi lucero y yo.

Hace una pausa, bebe un trago del catavinos y continúa diciendo. -Fíjate tú, escribirle en aquel tiempo a Juan Ramón Jiménez, digo ¿que arte más grande!… Acordarse de…
-En Cádiz siempre ha habido mucho arte Luis, siempre se habla de la gracia de Sevilla, pero yo creo que no hay nada como el gracejo de Cádiz.
-La gracia de Sevilla es ficticia- responde. -Cádiz es de verdad… Cádiz es de verdad, decía…- Y se pone a cantar de nuevo.

Hay quién dice que Cádiz no tiene fiestas,
ni ferias que aventajen otras capitales,
mas queremos advertirle al que así desprecia
que, que nos dice de nuestros festivales.
Ni romerías ni ferias en esta tierra,
es verdad que no tienen los gaditanos,
pero que vengan muchos y se den cuenta
que Cádiz está de fiesta todo el verano.
Si no es campero, es porque es andaluz fino y marinero,
pero es castizo desde Puerta de Tierra hasta el Hospicio.
Si no sabe lucir el traje de montar,
es porque a los de aquí,
no les sirve el caballo para ir a pescar.
Comprendo que es de maravilla tener la jaca enjaezá,
pero yo tengo una barquilla, con una gracia en la quilla
que pa que te voy a contar.
Y es que, mi Cádiz tiene un sello
de noble, fino y señorial.
Aquí se puso el non plus ultra,
que traducido resulta:
Después de Cádiz, ni hablar.

Se ríe y continúa. -Lástima de…- Le interrumpo diciendo -Lástima que queden tan pocas personas como tú, que recuerden de una forma tan poética y tan nostálgica lo que era antes la vida.
-Mira yo recuerdo una cosa cuando todo este laberinto

Una rama grande de un árbol caído,
un sueño profundo sin haber dormido.
Mi casa, sin puertas, mi cama sin nada.
Ellos sin comida en la madrugada.
Los perros aúllan, las sombras se alargan.
La muerte pregunta, nadie sabe nada.

-Luis, si te parece, vamos a dejarlo por hoy, porque me estoy emocionando, y además, creo que nos están llamando el pisto y los morros.
-Pues vamos a ello.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario