Conversaciones con… José Roque

(Publicada en El Puerto Actualidad el 07/08/2016)
José Roque

José Roque

JAVIER. – Buenos días Roque, me hace mucha ilusión charlar contigo, toda una institución en El Puerto, porque desde hace muchos años, apenas recién llegado a este paraíso, conozco la “Droguería Roque”, donde me recomendaron que me dirigiera cuando quise reformar mi casa, diciéndome que Roque me resolvería cualquier problema que tuviera en la reforma, como así sucedió. Desde entonces acudo aquí cada vez que necesito algo de pintura o droguería y me resulta muy gratificante conversar con la persona que hizo esto posible, así que si no te importa, cuéntame quién eres y como empezaste en este negocio.

ROQUE.– Me llamo José Roque, como ese que está ahí, mi hijo, que también se llama José Roque.

JAVIER. – Tu hijo y sucesor por lo que veo.

ROQUE.– Nací en mil novecientos veintinueve y cundo terminé de estudiar en el colegio, salieron unas plazas para el Banco Hispano Americano, tres plazas y nos presentamos cuatro, por lo que se quedó uno fuera y entré yo, en el año mil novecientos cuarenta y cinco y estuve en el banco hasta el cincuenta y uno: en el cincuenta y uno cogí en traspaso la droguería, esta no una que está ahí cerrada, que era de Pantoja. Hice una locura, porque lo hice sin saber nada de droguería, ni lo que era polvo de cal que le decíamos entonces al producto este, al cloruro y añil, que era lo único que sabía porque me mandaba mi madre a por él a la droguería, y ahí me metí, hice la locura y me salió bien. Trabajé mucho y…

JAVIER.- Hay locuras que están muy bien hechas, pueden parecerlo al principio, pero los resultados demuestran que no fueron locuras en realidad.

ROQUE.– A mi me ayudó una hija mía que está aquí al lado en la perfumería que tenemos y están dos hijas mías. Pues la mayor empezó aquí cuando tenía doce o trece años y me acompañaba ella, y fuimos luchando, con dependientes también y teníamos gente conocida y amigos entre los pintores y me ayudaron muchísimo. Yo no conocía nada, ni aguarrás ni nada y en fin… Tengo una anécdota, que me pasó con mi padre que tenía un dolor en la espalda y me dijo mi madre que le llevara aguarrás, y le llevé el aguarrás que teníamos en la tienda, fórmula de Pantoja viejo cuando mi madre le frotó el aguarrás en la espalda, mi padre empezó a pegar gritos como un condenado porque era petroleo, mi madre le había dado petroleo en la espalda. ¿Tú que aguarrás me has dado?, me preguntó mi madre y yo le dije que el que teníamos en la tienda, lo hacemos con petroleo y le echamos una esencia, que no se me ha olvidado “esencia floridalinda” se llamaba que le quitaba el olor, fue un caso. Después ya nada más que el funcionamiento, al atender bien a la gente, informar, si pasas aquí una mañana verás que estamos informando constantemente, porque la creencia que ha aquí en El Puerto es: “Esto vas a casa Roque que lo hay”

JAVIER.- Es cierto porque cuando quise pintar mi casa, que buscaba un color muy concreto, me dijeron que viniera y me proporcionasteis el color exacto que iba buscando.

ROQUE.– Antes no había otra y ahora resulta que con la crisis esta que es bastante fuerte, muy mala, han cerrado todas las droguerías en El Puerto. Quedaba una, Quintero, arriba en esta calle, Manolo Quintero, que empezó en el año cincuenta y dos y yo en el cincuenta y uno.

JAVIER.– Es decir, Droguería Roque cumple sesenta y cinco años.

ROQUE.– Sí, sesenta y cinco años. La abrí con veintidós años y sesenta y cinco abiertos son los ochenta y siete años que tengo.

JAVIER.- Cuéntame, ahora a tus ochenta y siete años ¿Que haces?

ROQUE.– Yo me he retirado en el ocho, mi mujer murió en el siete y yo me retiré en el ocho y se hizo cargo mi hijo y ya he puesto la droguería a su nombre y ahora lo que hago es dormir nada más. Porque ahora estamos hablando, sino me quedaría dormido, ¡tengo un sueño!

JAVIER.– ¿Y tu familia que dice?

ROQUE.– Estuve casado con mi mujer cincuenta años, en noviembre del año que falleció cumplíamos los cincuenta. Yo me llevaba mu bien con mi mujer, me dio cinco hijos, éste mellizo con una hembra y los otros partos normales, tres partos normales y uno con mellizos.

JAVIER.– ¿Como se te ocurrió meterte en el negocio de la droguería estando en el banco?

ROQUE.– Fue una locura, me metí porque un cuñado mío, el marido de mi hermana, que había puesto un bar donde está hoy muebles Palomino, El refugio se llamaba, me dijo: “Roque, se vende la droguería esa, y ¿tú como vas a vivir del sueldo del banco?, tú tienes que buscarte algo para ganar más dinero”. Yo ganaba en el banco, en el año cincuenta y uno, mil pesetas mensuales que ara un dinero, y no lo pensé ni nada y me metí, es más, pedí la excedencia y me dijeron que no me la podían dar del sábado para el lunes, que había que solicitarla con tiempo… Y les dije, pues me das de baja que me voy, y me decía un jefe. ¿Y tú sabes lo que vas a hacer?, y le contesté: “Mira, la comida la tengo segura, porque mis padres me pueden mantener y la operación ya está hecha” Y así empecé. Y luchar mucho, estar hasta las diez de la noche y las once de la noche y un sábado, sin hacer nada, porque aquél no cerraba. Era la idea que teníamos entonces, no cerraba Cárabe y no cerraba yo. Te costaba, y amanecía el Domingo y pensabas: “mañana otra vez a la droguería”, y no me aburría, me gustó el asunto este y eso de ayudar a la gente, decirle como se tiñe o no se tiñe la ropa…

JAVIER.- En fin Roque, veo que eres una persona que no ha tenido miedo para tomar las decisiones que te convenían, a pesar de lo que pudieran pensar los demás, y no solo eso, además has tenido el valor y el empuje de luchar para que se hicieran realidad como así ha sido. He pasado un rato muy agradable contigo, pero me has dicho que tenías sueño y ya se está haciendo tarde. En otro momento seguiremos charlando, ahora disfruta de tu jubilación y de tu familia que te lo mereces.

Guardar

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

Deja un comentario