Los caballeros de la Iglesia – Capítulo X – El pergamino

Cuando se quedaron solos, Jannirèll rompió el sello que cerraba el cilindro y de su interior sacó un pergamino en excelente estado de conservación que con manos firmes, desenrolló y depositó cuidadosamente sobre la mesa a la vista de todos que lo observaron con reverencia durante unos instantes paralizados por la emoción. Por fin, acucuiados por la curiosidad, pidieron a Bokorm que leyera en voz alta su contenido, dado que había sido él quien había encontrado la referencia a los libros objeto del viaje.

Con voz temblorosa en principio que fue afirmándose según avanzaba en su lectura, Bokorm leyó lo siguiente:

Si estáis leyendo el contenido de este pergamino es porque los guardianes del secreto que contiene os han considerado dignos de acceder al mismo y que la situación en que se encuentra la Confederación así lo demanda.

En esta cámara se encuentra la puerta de acceso al conocimiento que buscáis, pero sabed que solo si estáis dispuestos a renunciar voluntariamente a vuestra vida y en comunión con los demás unís vuestros poderes individuales, encontrareis la puerta, pues solo aquellos que renuncien a sus vidas y a lo que son podrán abrirla.

Si sois los magos adecuados la puerta se abrirá para vosotros.

Un denso silencio se apoderó de la sala tras la lectura de estas palabras mientras la desilusión se apoderaba de ellos. Al parecer todavía les quedaban dificultades por superar para alcanzar los tan ansiados libros y no encontraban sentido a lo revelado por el pergamino, que solo aclaraba dos cosas que ya sabían o suponían, en primer lugar que los guardianes le habían considerado dignos de acceder a los libros y en segundo lugar que el acceso a ellos se encontraba en aquella sala, pero si renunciaban voluntariamente a sus vidas, ¿como iban a servir a sus hermanos?, ¿acaso sus vidas eran la lleve que abría la puerta? y si era así, ¿estaban dispuestos a sacrificarse por el bien de la Confederación?.

Las dudas hicieron presa en sus jóvenes espíritus, nunca habían vivido situaciones que les enfrentaran a la muerte que para ellos no era más que un concepto abstracto, solo visto en hermanos de avanzada edad que habían tenido una larga existencia y la acogían como un descanso bien merecido. ¿Serían ellos capaces de renunciar a la vida al principio de su existencia, cuando les quedaba todo por vivir?.

Tan absortos estaban en sus pensamientos que se sobresaltaron cuando Bokorm rompió el silencio diciendo, —no nos lo ponen fácil nuestros antecesores, de lo que nos dicen a lo único a lo que encuentro sentido es al hecho de que tenemos que combinar nuestras capacidades para, trabajando al unísono encontrar y sobre todo, abrir la puerta— y continuó, —en eso poco puedo ayudaros pues, como todos sabéis, mis capacidades no son nada excepcional y mis conocimientos de magia son básicamente teóricos, aunque están a vuestra disposición. En relación con el resto aún no logro encontrarle pleno sentido.

No te subestimes Bokorm, si no fuera por ti no sabríamos de la existencia de los tratados y tu capacidad de investigación y análisis puede ser crucial para completar nuestra labor— dijo Jannirèll que tras poner en orden sus pensamientos durante unos segundos, continúo, —Está claro que no encontraremos la entrada por medios convencionales, examinemos pues el lugar con nuestras capacidades mágicas y pongamos en común nuestras percepciones, para ver con que nos encontramos mientras Bokorm estudia más profundamente el contenido del pergamino ya que de momento, no podemos hacer otra cosa.

No sin cierto desánimo, todos asintieron e estas palabras y comenzaron a escudriñar la sala, cada uno con sus capacidades especiales pero, a pesar de sus esfuerzos no lograron encontrar ninguna pista que les indicara donde se encontraba la puerta, Ghörann no encontró rastros de vida vegetal ni posibilidad de que esta se desarrollara, pues estaban rodeados de roca sólida; Jörgenj encontró depósitos de agua y una red de grietas por la que ésta se filtraba desde la superficie, pero todo eran formaciones naturales en la que no había intervenido la mano del hombre y Edzàrj solo pudo descubrir que la roca que les rodeaba era una gruesa capa de basalto con altos contenidos en hierro. En resumen, era un terreno natural que se correspondía con la zona del continente en que se encontraban. La comprobación de que se encontraban en una sala tallada en el corazón de la roca junto al hecho de que Jannirèll no encontró ningún indicio de mecanismos ocultos ni pista alguna que les indicara la situación de la tan buscada puerta, les sumió en una profunda desesperanza, estado en el que se encontraban cuando apareció un alarmado Velger preguntando como se encontraban y si les había sucedido algun percance ya que habían pasado más de catorce horas desde que los dejó solos.

Se miraron entre ellos sorprendidos, pues se tan concentrados estaban en descubrir la situación de la puerta que habían perdido toda noción del tiempo y en ese momento, el cansancio que habían mantenido a raya gracias a la tensión de la investigación, hizo mella en ellos. Al ver el estado en que se encontraban Velger les dijo afablemente. Por los que puedo observar, a pesar de los patentes esfuerzos realizados, no habéis logrado encontrar la puerta de acceso a los libros—, a lo que Jannirèll respondió en tono desanimado Así es Velger, el cilindro que nos entregásteis contenía un pergamino con instrucciones para encontrar la puerta, pero lo único que hemos sacado en claro de las escasas instrucciones es que la puerta se encuentra en esta sala y que debemos unir nuestras capacidades, pero no logramos dar sentido al resto del mensaje cuyo cumplimiento nos parece imposible.

Hermanos, a veces nos concentramos tanto en un aspecto de la resolución de un problema que somos incapaces de encontrarla aunque está delante de nuestros ojos— dijo Velger que continuó, —Si me permitís un consejo fruto de la experiencia, dejad de pensar en ello, reponed fuerzas, descansad y mañana, con la mente despejada, es posible que descubráis nuevos enfoques que os conduzcan a ella.

Haciendo caso del consejo, abandonaron la estancia y volvieron al despacho de Flotffar, quien al verlos, les preguntó preocupado como se encontraban después de tanto tiempo encerrados, a lo que respondieron que aparte de cansados y hambrientos, se encontraban bien. Ante estas palabras él en persona, acompañado de Velger, les condujo al refectorio donde les obligó a comer un sabroso guiso de carne y verduras acompañado de cerveza, sin moverse de su lado ni abrir la boca hasta que comprobó que habían dado buena cuenta de él; a continuación retornaron a su despacho y una vez allí les pidió que le informaran de todo lo ocurrido. Jannirèll le hizo un breve resumen de lo acaecido, del pergamino y del infructuoso resultado obtenido.

Flotffar, después de escuchar atentamente a Janniréll, les proguntó si podían Velger y él ver el contenido del pergamino, cosa a la que accedieron pues no encontraron ningún inconveniente en ello. Tras leerlo detenidamente durante unos instantes, se lo devolvió y les dijo. —Ciertamente no aclara gran cosa, salvo que es necesaria vuestra total colaboración para encontrar la puerta y que para hacerlo debéis renunciar voluntariamente a vuestras vidas, cosa que parece absurda— y tras un momento prosiguió, —Pero no dice ni cuando ni como debéis renunciar a ellas, dice solo que debéis renunciar, no sacrificar y la experiencia me dice que en este tipo de mensajes hay que encontrar el auténtico significado del mismo que generalemente, no suele ser el más obvio. Pensad en esto y ahora volved al convento a dormir, el paseo os despejará la mente; mañana ya descansados volved y seguid buscando. Estoy seguro de que encontraréis la respuesta.

Tras estas palabras del Patriarca, se reunieron con el Prior Trader, a quien previamente había avisado el Patriarca y abandonaron el despacho de vuelta al convento.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es

4 comentarios

  • El significado de la frase «renunciar voluntariamente a vuestra vida» creo que tiene un significado peor que el que ellos le están dando, probablemente la muerte sería incluso más fácil que enfrentarse durante años y años a resolver el enigma que tienen delante.
    Un abrazo 😉

    • El Arca de Dionisos

      La situación en que se encuentran les obliga a pensar y reconsiderar muchas cosas, encontrar los libros no podía ser taréa fácil.
      Un abrazo Carolina 🙂

  • Marisa Doménech

    Hola Javier,
    Un mensaje misterioso que yo entiendo que tiene un sentido metafórico, aunque no descartaría la entrega física de su vida en sacrificio. Lo que tiendo a pensar que es una cuestión de voluntad, de entregar su vida en actitud completa, lo que no implicaría la renuncia a su existencia en este mundo. Solo que la decisión sería en sí misma una prueba de fidelidad y solo así se abriría la puerta. El resto es que todos lleguen a entender el mensaje colectivamente para que se despierten sus capacidades de magia conjuntamente. Es lo que interpreto.
    El pergamino tal cual lo has diseñado está muy logrado, me gusta. Y ya me has vuelto a dejar en ascuas, jeje. Espero el próximo capítulo con ansia. Muy interesante y sugerente.
    Un abrazo 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *