José Joaquín Pérez

Publicada hoy en El Puerto Actualidad
José Joaquín Pérez

José Joaquín Pérez

JAVIER – Buenas tardes Joaquín, te agradezco mucho que hayas hecho un hueco en tu trabajo para mantener esta charla conmigo, a pesar de que, hasta ahora, nuestra relación se haya limitado a que nos presentara nuestro común amigo Pepe Valencia y luego haber coincidido en las entradas, salidas, de vuestras intervenciones en la radio. Pepe me habla siempre muy bien de ti, de las actividades que realizabas al margen de tu trabajo en la biblioteca y ahora, me gustaría conocerlas por lo que tú me cuentes de ellas.

JOSE JOAQUÍN – Primero, darte las gracias por invitarme a mantener esta conversación contigo. Yo soy una persona normal, nacido aquí, en el Puerto de Santa María y que, como muy bien has dicho trabajo aquí en la Biblioteca Municipal. Me apasiona mi profesión y mi trabajo, donde tenemos un ambiente estupendo trabajando entre libros y realizando diversos tipos de actividades. Conocí a Pepe a través de los programas de la radio donde lo pasamos muy bien y aparte de eso tengo diferentes aficiones como la lectura, la música, no se si te habrá dicho Pepe que tengo un grupo con el que hacemos música instrumental como los Shadows y es mi gran pasión.

J. – Algo me había comentado sobre el tema, pero no me dijo que tipo de música hacíais. ¿Cómo y cuándo, empezaste?

J. J.– Desde siempre la música ha sido mi gran pasión, como ya te he dicho, soy un gran coleccionista de discos, siempre he tocado un poco la guitarra (toco, digamos, de forma bastante regular) y desde el año dos mil cuatro, o por ahí, estuve asistiendo varios años a clase de guitarra a una asociación llamada Musicarte, de aquí de El Puerto que desgraciadamente ha desaparecido, donde se daban clases de batería y de diferentes instrumentos. Llegó la clausura de curso y montamos, a través de los profesores, un grupillo y nos dijeron: “vais a tocar un tema de los Shadows” y a raíz de esto nos unimos cuatro personas de diferentes generaciones (lo que es muy bonito) unidos por la pasión por la música y desde entonces llevamos tocando, casi siempre de forma muy amateur. Y lo que si nos gusta, por ejemplo este domingo hemos estado ensayando, es que te reúnes, te relajas, compartes la música… Ocasionalmente tocamos en público y muchas veces hemos ido a tocar de forma desinteresada, defendiendo causas como las de Ecologistas en Acción, por tema de alguna persona enferma que se montaba un festival y es muy gratificante porque piensas, bueno contribuyo con mi música a defender una causa justa.

J.- La canción de los Shadows ¿no sería Apache?

J.J.- Tocamos Apache, tocamos Theme For Young Lovers. No sé si la conoces.

J.- Sí, por supuesto, me encantan los Shadows

J.J.– Y tocamos algunas más, siempre intentando sonar como se sonaba en los años sesenta.

J.- ¿Y de grupos españoles, como los Pekenikes, no tocáis nada?

J.J.– No, pues mira no y además me gustan muchísimo, los Pekenikes, los Relámpagos. Hacemos, no recuerdo ahora si de los Pekenikes o los Relámpagos, hacemos la famosa Tres Cruces.

J.- Pues ahora no sabría decirte, lo único parecido que me viene a la cabeza es Dos Cruces, de los Relámpagos. La verdad es que ahora no importa.

J.J.– Lo tocamos, aparte de porque nos gusta, porque fue el primer tema musical que se grabó dentro de esa ola. Y hacemos también alguna versión de los brincos que nos gustan, pero todo pasado por la túrmix de la música instrumental. Quiero hacerte hincapié en que somos una banda aficionada, no nos dedicamos profesionalmente a la música. Sonamos correctamente e intentamos superarnos día a día. Tenemos unos estudios muy limitados de música, e insisto, los que nos une la pasión por la música.

J.- Vosotros hacéis algo que os gusta, no de forma profesional lo que me lleva a pensar que podéis disfrutarlo más, sin las tensiones inherentes al trabajo y eso es lo importante. Vivir una vida que sea algo más que trabajar, comer y dormir.

J.J.– Por supuesto que sí. Yo creo que sería necesario tener más horas al día, porque evidentemente… Por ejemplo la lectura. Leo un libro, le doy como un margen de treinta páginas y si no me gusta, lo dejo. Hay miles y miles de libros que desgraciadamente, no podremos leer, lo mismo que la música o cualquier otra actividad. A mí me gusta mucho viajar, y cuando puedo me escapo, por ejemplo en verano y voy a cualquier parte. Las cosas que te gusten hay que hacerlas con pasión y disfrutar. No matar el tiempo no, no.

J.- ¿Te resultan muy caras tus aficiones?

J.J.– Pues… la verdad, a mí sí, yo puedo tener como catorce guitarras.

J.- Indudablemente cuando uno tiene una pasión, se invierte cada vez, y dentro de nuestras posibilidades, más dinero en ella, pero en este caso y te he planteado mal la pregunta, quería referirme al hecho de que alguien que quiera realizar estas actividades necesita gastar mucho dinero.

J.J.– Desde el punto de vista material hoy en día, afortunadamente por cincuenta o sesenta euros tienes una guitarra y lo mismo pasa con los amplificadores. Para la lectura tienen las bibliotecas públicas gratis Para la música, lo interesante es ponerse, pasión, empezar a tocar y cada persona está, como en una escalera, en un nivel, tú disfrutas del nivel en que te encuentras. Económicamente puedes gastarte lo que tú quieras. Hay instrumentos que cuestan más de dos mil euros, incluso algunos cientos de miles. Yo, por la pasión que tengo, voy coleccionando desde hace años, tengo unas cuantas guitarras y me da como cierta pena venderlas. Hoy cojo una, mañana cojo la otra. Las cuidas como, como…

J.-Supongo que como una parte de tu vida por los recuerdos que evocan. ¿Me has dicho que empezasteis tocando música de los Shadows?.¿Hoy que proyectos tenéis?

J.J.– Mira, quería regalarte este DVD. Hace un año, como hoy el mundo editorial y de la música está tan mal, con un dinerillo que habíamos ganado en alguno conciertos, lo auto editamos en un estudio que hay aquí en El Puerto que se llama Juan Antonio Grabaciones Sumergidas, al que deseo vaya para arriba. Lo grabamos en una mañana, tocado en directo y como la idea nuestra es sonar un poco a los sesenta, está grabado con cintas de bobina y con amplificadores, digamos, de válvulas de aquellos tiempos y grabamos seis canciones, cinco nuestras originales y una versión. Es bastante artesanal.

J.– Te lo agradezco muchísimo, por el detalle que tienes conmigo y porque me encanta la música de los sesenta, pero hasta ahora no me habías dicho que componíais vuestras canciones.

J.J.– Sí y además hacemos diferentes estilos. Empezamos haciendo ese estilo y después nos abrimos un poco. Mira, por ejemplo, este tema que se llama La noche que mataron a Modesto Venganza, suena y no lo digo yo, sino la gente que lo ha escuchado, hemos sonado alguna vez en una radio de música sur en Los Ángeles, California, suena a la música del género spaghetti western. También en sonidos tiki, hawaiano y moviéndonos en ese espectro musical, ampliando horizontes.

J.– Es decir, lo que estáis haciendo es experimentar con la música.

J.J.– Sí, experimentar y una cosa te lleva a la otra, no es que ahora diga vamos a componer un tema en tal estilo. Vas escuchando cosas, las influencias que tienes y van saliendo cosas. Sobre todo abrir el espectro musical, pero siempre con el hilo conductor de la música instrumental y nada, estamos muy orgullosos de este pequeño disco que grabamos.

J.– Es para estar orgulloso de lo que se hace con pasión, volcando en ello ilusión y capacidad.

J.J.– Seguimos componiendo con la ilusión de, en primavera o a principios de verano, volver a grabar otros cinco o seis temas propios.

J.– Por lo que me has dicho tocáis en acciones solidarias y supongo, que si os sale algún concierto, lo hacéis también.

J.J.– Sí, mira empezamos en el dos mil nueve y a la fecha habremos actuado unas veinticinco veces, o sea que tampoco salimos mucho. Actuaciones benéficas, como te he dicho y alguna sala de conciertos que nos llama, pero nos hemos vuelto un poco vagos y nos llaman y nos dicen que hay que tocar en un pueblo de Sevilla un fin de semana y tú dices: “bueno voy una vez”. Porque no solo es el concierto, es el antes y el después. Yo comprendo que con veinte años se ve de otra manera y aunque lo haces con la misma ilusión que cuando tenías veinte años, vete al local de ensayo, desmonta los trastos y los cargas en el coche, te haces los kilómetros, te pierdes, montas los trastos en el local y ahora este cable no funciona… y evidentemente, la mayoría de las salas son bares que quieren vender su producto, te dicen tiene que tocar a las doce y media, la una de la noche. Después recoges los trastos, vuelves y piensas que te has tirado cinco o seis horas para tocas cuarenta y cinco minutos, una hora y piensas ¿merece la pena? Pues sí, merece la pena, me lo he pasado bien.

J.– Joaquín, se me ha pasado el tiempo sin sentir y supongo que el compañero que te está sustituyendo debe estar empezando a acordarse de mis antepasados. Muchas gracias, de nuevo, por tu atención y avísame cuando grabéis el nuevo disco.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

Deja un comentario