¿Son las Personas Iguales?

people-304728_640Afortunadamente no y eso ha permitido que la sociedad haya evolucionado hasta el punto en que nos encontramos.

Los seres humanos tienen pequeñas diferencias genéticas que los individualizan y hacen únicos. Distinto color de pelo, de ojos, de piel, altura, peso, musculación y por supuesto, distinta capacidad intelectual. Todos estos factores influyen de forma decisiva en su desarrollo como personas en el seno de la sociedad, entendiendo por sociedad a un grupo de individuos marcados por una cultura en común, un cierto folclore y criterios compartidos que condicionan sus costumbres y estilo de vida y que se relacionan entre sí en el marco de una comunidad y la posición que ocuparán en la misma. Todo esto con independencia de factores externos al propio ser humano, del tipo de enfermedades, accidentes, etc. que condicionan su desarrollo y por tanto su estatus dentro de la sociedad.

Hemos de ser conscientes de que la escala de valores no es igual en todas las sociedades y más importante, que no es la misma dentro de una sociedad a lo largo del tiempo ya que la sociedad existe para satisfacer las necesidades de las personas que la componen. Es fácil aceptar que las necesidades de los componentes de una sociedad primitiva de cazadores-recolectores no son las mismas que las de los componentes de una sociedad más desarrollada como nuestra moderna sociedad occidental.

También hemos de ser conscientes de que a lo largo de la historia, no ha existido ninguna sociedad en la que todos sus miembros fueran absolutamente iguales por más intentos que se hayan realizado por conseguirlo. Las diferencias personales existen y no podemos evitarlo porque son congénitas en las personas. Es más, esas diferencias son las que han logrado la consecución de conocimientos en materias tan diversas como artes, ciencias, deporte, etc.

Lo que resulta verdaderamente decepcionante es el hecho de que en nuestra sociedad, no se haya conseguido plenamente la igualdad de oportunidades para todos sus componentes, independientemente de raza, creencias, origen, familia, etc., que permitiría a cada persona ocupar el lugar que le corresponde de acuerdo con sus capacidades, intereses y esfuerzo personal, logrando con ello una mayor satisfacción y felicidad personal.

Es decepcionante que ignorando la historia, caigamos en los mismo errores que cayeron sociedades como la romana o la bizantina que por prepotencia y orgullo crearon en su seno el germen de su propia destrucción. El problema se agudiza en nuestra sociedad cuya complejidad nos hace más dependientes los unos de los otros y por tanto, más vulnerables a cualquier tipo de accidente, bien natural, bien provocado, dado que el noventa por ciento de la población es incapaz de sobrevivir por si misma si le faltaran servicios que damos por supuesto no nos faltarán nunca como la electricidad o la producción de alimentos.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

Deja un comentario