Juan Varo: La Semana Santa vivida desde dentro II

Publicado en El Puerto Actualidad el 05/03/2016
Juan Varo

Juan Varo

JAVIER – Buenos días Juan. Hace un par de semanas tuve una conversación sobre la Semana con Santa Sergio Alejo, en la que hablamos sobre como la vivían y sentían los costaleros y capataces y cuando la vi publicada, caí en al cuenta de que faltaba una parte muy importante de la misma: Las Hermandades y para hablar de ellas te pedí que mantuviéramos esta conversación, a lo que has accedido con la amabilidad que te caracteriza, por eso te pregunto Juan ¿Que me puedes contar de las Hermandades?

JUAN – Buenos días Javier, en principio quiero decirte que lo que te voy a comentar es mi opinión, mi forma de ver y conocer la Semana Santa y las Hermandades. Por supuesto habrá gente a la que no le gustará ni estará de acuerdo, ni yo estoy en posesión de la verdad absoluta.

P. – Pues eso es lo que voy buscando, tú opinión, la opinión de una persona que lo vive desde dentro.

R.– Por lo que tengo entendido y leído, no todas las Hermandades se formaron para salir a la calle. Hay hermandades que se crearon con otros fines que, a fin de cuentas, creo que son la base y lo importante de una Hermandad, el tener un sentido que no es el vivir todo el año para que salga la cofradía a la calle. Ese es el principio de la Hermandades. Las Hermandades se crearon por gremios, como la Hermandad de los Panaderos, por colonias asentadas en la ciudad, como la de los los Negritos de Sevilla, por barrios, etc. y cuando las hermandades empezaron a salir a la calle, hay documentos sobre ello, empezaron con unos pasitos minúsculos, que podríamos llamar parihuelas en las que, en algunos casos, había un cuadro pintado de la imagen.

P.-Entonces ¿Cual es el fin de las hermandades?

R.– Yo Pienso que una hermandad debe basarse en cuatro pilares. La vida de hermandad. El conocimiento de la Fe -porque si tu eres integrante de una hermandad y no tienes Fe, no tienes creencias y vas, como ocurre mucho hoy en día, porque te gusta sacar el paso no tiene mucho sentido. Tienes que tener Fe- Por supuesto, otra de las bases es la Profesión de Fe en la calle. No se sale con intención de pasear o de ver quien tiene las flores más bonitas o la mejor banda de música. Si al final, de todas las personas que están en la calle hay una que se santigua o llora porque ha sentido algo, hemos conseguido el objetivo. Y por último está la Bolsa de Caridad de la Hermandad. Si no cumplimos esta condiciones, nos tenemos que preocupar por los que lo necesitan -El integrante de una hermandad debe decir: “aquí estoy yo para lo que necesiten los demás”- Estos son los pilares de la Hermandad y la mayoría de las personas no saben que la Hermandad está durante todo el año y que quien sale a la calle es la Cofradía. Por eso hay muchos títulos de hermandades que son: Hermandad de … y Cofradía de nazarenos.

P.– Por lo que dices, entiendo que Hermandad y Cofradía son dos cosas distintas pero ligadas.

R.– Ligadas totalmente.

P.– Puede haber Hermandades sin Cofradía, pero no Cofradía sin Hermandad.

R.– Volvemos a los orígenes, en el S XVI había Hermandades que se crearon, no para salir a la calle, se crearon para la vida de hermandad, conocer la Fe y socorrer a los desfavorecidos. Después las cosas se han desvirtuado y hemos llegado a lo que ocurre hoy día que, desgraciadamente muchas de ellas, viven para salir la calle el día que les corresponde. En aquellos tiempos no, ya te he comentado que se sacaban parihuelas con pinturas, porque hubo un tiempo en que la Iglesia necesitó sacar procesiones a la calle porque la gente no entraba en la iglesia.

P.– ¿Que componente tiene la penitencia dentro de una Hermandad?

R.– La penitencia está más dentro de la Cofradía. Si uno sale cuatro o cinco horas detrás de ese velillo y no tiene un momento de arrepentimiento, de penitencia, entonces volvemos a lo mismo de antes, se sale por salir, por tradición, porque mi abuelo era, mi padre era, pero yo creo que en la Cofradía creo que si se siente -por lo menos el que sale de penitente- ya se dice, vestido de penitente que eso es otra parte que muchos cofrades no tenemos, el revestimiento cuando nos ponemos la túnica. Eso es muy importante si sabes lo que vas a hacer, o lo que tienes que hacer -hay algunos que se ponen la túnica y ya está- Porque en las Hermandades se tiene en sus normas y sus estatutos que el hermano cuando fallece debe ser enterrado vistiendo la túnica que llevó en vida.

P.– Deduzco, por lo que me cuentas, que la labor realmente importante de la Hermandad es la que realiza a lo largo del año.

R.- Hay muchas Juntas de Gobierno que se pasan el año trabajando para conseguir dinero para salir a la calle y hay algunas que desvían o ponen en segundo plano la Bolsa de Caridad. Y te vuelvo a repetir, esto que te estoy diciendo es mi opinión que puede no compartir mucha gente, yo te doy mi opinión y lo que veo por delante. Cofrademente me crié en una Hermandad (Que no fue la Borriquita) y de hecho, en El Puerto, es una de las Hermandades -no la única, hay varias- que trabaja mucho para la Bolsa de Caridad, que es la Hermandad de Dolor y Sacrificio. Yo me crié ahí aunque luego por otras circunstancias pertenezco a la Borriquita y aunque en la calle, en la Cofradía, no tiene nada que ver una cosa con la otra, yo opino que esa es la base de las hermandades.

P.– Todos los que pertenecéis a una Hermandad tenéis vuestro trabajo y el trabajo que realizáis para ella lo realizáis de forma altruista. ¿Os cuesta mucho esfuerzo conseguir fondos para la Bolsa de Caridad, los ponéis de vuestro bolsillo?

R.– No, lo que ponemos los hermanos es para el mantenimiento de la Hermandad. La Bolsa de Caridad se consigue a base de trabajo, de horas, de echarle mucha cara a la cosa, dar muchos sablazos por ahí, e inclusive hay veces que uno no es capaz de pedir cosas para si mismo y va y lo pide para la Hermandad.

P.– ¿Como se rige una Hermandad?

R.– Básicamente la Junta de Gobierno está compuesta por el Hermano Mayor, que está a la cabeza de la Hermandad, después -según estatutos- normalmente hay un Teniente Hermano Mayor que está para sustituir al Hermano Mayor, un Secretario que es la persona que pasa todo lo que ocurre en la Hermandad, el Mayordomo que cuida los enseres, los pasos, dirige los besamanos, por debajo suele haber un Capiller que cuida la capilla, un Tesorero y los Vocales. También existe una persona que no está en la Junta de Gobierno y que se le llama el Diputado Mayor que es la persona que dirige la procesión y saca la cofradía a la calle. Por encima de él solo está el Hermano Mayor cuando la cofradía está en la calle. Incluso hay Hermandades que, en este caso, está por encima del Hermano Mayor y tiene que solucionar cualquier incidente que ocurra.

P.– ¿Todas la Hermandades son iguales, o hay Hermandades de distintos tipos?

R.– Todas las Hermandades, aunque sean del mismo pueblo, son distintas. Su creación es distinta, sus fines son diferentes. Están las de penitencia que se les llama Hermandades de Negro y llevan los capirotes más largos, en contraposición a las de «capa». Hermandades de silencio, como Dolor y Sacrificio que van rezando el rosario. En El Puerto El Nazareno tiene una peculiaridad, es hermandad de silencio en su salida hasta que llega a la Pescadería en que cambia y entra la música.

P.– ¿Que significado tiene los colores de la Hermandad?

R.– Todos los colores tienen un sentido, el negro la penitencia, el verde la esperanza, aunque en el puerto la Esperanza va de azul, quizás porque ya existía una cofradía, La Vera Cruz, que iba de verde, pero yo te puedo hablar de La Borriquita que es la que conozco y los colores son el cielo y la pureza, la pureza de blanco y el azul celeste de cielo, porque es la hermandad de los niños, aunque algunos ya se han convertido en mayores, pero no dejan de ser los niños que empezaron en la Hermandad. En las hermandades están también las banderas. Esta la bandera Mariana blanca con la cruz celeste, está la Pontifical blanca y amarilla. Si en el nombramiento dice, por ejemplo: Ilustre, Antigua Hermandad Pontifical de …, lleva la bandera Pontifical.

P.– Pues a mi no se me ocurre nada más que preguntarte, pero yo soy lego en la materia, así que si tu quieres decir algo mas…

R.– Pues sí, me gustaría puntualizar una cosa de mi Semana Santa, de mi Semana Santa de El Puerto que no tiene ninguna otra y que deberíamos hacer que no se perdiera y que son los famosos Guiones. Recuerdo que hace cinco o seis años se hizo en Jerez una reunión de Hermandades de toda España en la que se realizó una exposición de los enseres de todas las Hermandades de la Diócesis de Jerez y una de las cosas que más llamó la atención fueron los Guiones de la Semana Santa de El Puerto y es una cosa que debemos defender los cofrades de El Puerto porque es única.

P.– Muchas gracias Juan por tu cortesía y esperemos que se siga conservando el buen hacer de las Hermandades, tanto en su función de ayuda al prójimo como en la de conservar una hermosa tradición.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

Deja un comentario