Antonio Pérez Saborido – ANTONETTE

Publicado en El Puerto Actualidad el 27/03/2016
Antonio Pérez Saborido - Antonette

Antonio Pérez Saborido – Antonette

JAVIER – Buenos días Antonette. Te conocí aquí en Valdelagrana hace unos días cuando me enseñaste un velocípedo que habías construido con materiales reciclados, pero como los dos teníamos cosas que hacer, apenas intercambiamos unas palabras para concertar esta conversación. Ahora que tenemos tiempo, me gustaría que me contaras cosas algo de tu vida, que por lo poco que hablamos, me pareció muy interesante

ANTONETTE– Hola Javier. Yo soy de Ubrique, de las petacas, de la piel y empecé trabajando en la piel como todo el mundo en Ubrique. Luego puse un tallercito de artes gráficas, serigrafía, rotulismo, por ploter y al cabo del tiempo, ya harto de ser un poco esclavo del trabajo, decidí salir de allí y meterme en el campo, crearme mi hábitat, un planeta pequeñito para mi, donde invento, creo proyectos y los llevo a cabo -y los que no puedo hacer los comparto con la gente para que los hagan si les gustan- y vengo por aquí precisamente por uno de estos proyectos. Tengo aquí una tienda, que no es mía, es de una amiga a la que ayudo a llevarla para adelante y creo mis cosas y expongo mis trabajos para darme a conocer.

J. – ¿Cuales son tus trabajos? ¿Que es lo que haces?

A.- Pues hago un poco de todo. Lo mismo trabajo el hierro que la madera -casi siempre de material reciclado- con materiales que voy encontrando y como tengo espacio para ponerlos y verlos todos los días al verlos se me ocurren continuamente cosas, cosas que si no son para mi son para alguien. De hecho mi casa es como un museo y la gente quiere ir a verla. Se pasan por allí, ven cosas, me llevan cosas y compartimos. Esa es mi vida, compartir y vivir de las experiencias de las cosas.

J.-Entonces, tú dejas volar tu imaginación y haces lo que se te ocurre en cada momento sin estar atado absolutamente a nada.

A.- Exactamente. Dejé el trabajo como empresa para la gente con el fin de ser libre en mis pensamientos y hacer lo que quiero hacer, sin someterme a horarios y a la presión que te causa el dinero. De hecho, el dinero, es lo que menos me importa y aunque es necesario para vivir, utilizo más el trueque que el dinero. El dinero me viene solo. Yo digo que me jubilé con treinta años. Bueno me “jubilé”, no cobro nada, no tengo ayudas por nada ni las pido. Si algún día las necesito me buscaré la vidilla, vivo de lo que yo doy y de lo que me da la vida.

J.- Es decir, las cosas que haces las cambias por otras cosas que te son necesarias y en algún caso las vendes para conseguir algo del dinero que necesitas.

A.- Si, por ejemplo hago cartelería de reciclados, de metales, raíces de árboles, de otros carteles que tiran y me dicen que me los lleve y les veo la forma de compartirlos. De hecho algunos los regalo si veo que a alguien le gusta un cartel que no he puesto a otra persona, por lo que sea, se lo coloco. Luego siempre sale algo, si no salen cien euros, pues saldrá otra cosa.

J.- ¿Que es lo que más te gusta hacer, con lo que más disfrutas?

A.- Disfrutar del tiempo y de la vida, de ahí viene todo. Mucha gente me dice: ¿A que te dedicas? ¿No trabajas?. Sí, yo trabajo, hago de todo y si me da tiempo luego trabajo, es decir, yo doy mi vueltecita, mi paseo, un poquito de deporte, hablar con la gente. Cuando voy corriendo no tengo prisa, me paro y hablo con la gente, comparto… Luego, si tengo tiempo trabajo y realizo el compromiso que tengo. Si me he comprometido a realizar un trabajo para un amigo que va ha abrir su tienda para una fecha, lo hago, si es necesario día y noche y lo hago, pero no quiero comprometerme porque mi creatividad surge de la libertad que tengo para poder hacerlo. Si me someto a la presión de las prisas de los demás ya no es lo mismo y aunque a a veces me pongo a prueba a mi mismo y digo -esto lo hago yo- y lo hago, y si no existe lo invento y si hay que crearlo, lo creo.

J.- Y ¿Que proyectos tienes?

A.- Tengo miles de proyectos para compartir. De hecho el proyecto del velocípedo me surgió aquí, al ver una playa tan inmensa, y al igual que en Sanlúcar se celebran carreras de caballos, celebrar aquí una carrera de velocípedos. Hacer velocípedos, cuantos más mejor. Abrir unas inscripciones, poner el velocípedo y crear un espectáculo de carreras familiares sin la presión de ganar, creando un buen ambiente para hablar y comunicarse sin ningún tipo de ambición. Te lo cuento porque antes de hacerlo quiero compartirlo y si alguien quiere colaborar conmigo para hacerlo, o el Ayuntamiento llevarlo a cabo, estoy dispuestísimo a hacerlo sin ánimo de lucro, simplemente con que le sirva a los comercios y les de vida, a mi me da vida también.

J.- Es un bonito proyecto

A.- De hecho estamos tratando de participar en un juego de Antena 3 Televisión -Boom- que mi socia aquí en la tienda de Sawabona, tiene posibilidades de entrar, (yo no voy a ir porque no es lo mío, tengo problemas con la vista y para concursar el directo no estoy, va ella con el equipo) porque tenemos que indicar para que queremos el dinero. Se expuso el proyecto y por lo visto ha gustado y han sido escogidos por el proyecto y ahora nos tienen que decir si vamos al concurso.

J.- Entonces lo que pretendes es que la playa de Valdelagrana tenga más vida, más movimiento del que tiene, con una mayor oferta lúdica de tipo familiar, que a su vez, beneficie a todo el comercio de la zona.

A.- Exactamente, que la gente disfrute de un día de playa con algo nuevo.

J.- Es un proyecto interesante, pero difícil de realizar ya que habría que poner de acuerdo a mucha gente para conseguirlo y llevarlo a cabo.

A.- De todas formas yo lo hago, estoy haciendo otro velocípedo y a lo mejor después haré otro, y pasearemos por la mañana por la playa, que es muy ancha, y la gente verá este espectáculo, y de ahí pueden surgir las cosas, poquito a poco, sin pretenderlo. Yo nunca he tenido prisa, tengo una casa que me la estoy haciendo yo solo en el cerro Muleras, en los Alcornocales. Hice un proyecto de obra para el ayuntamiento que me aprobaron, con una empresa que me puso la solera y tengo una casa que estoy creando yo, sin ser albañil, desde la solera hasta arriba, una casa enorme, donde tengo mi estudio abuhardillado, que van a ver los constructores porque no saben como una sola persona ha sido capaz de subir diez toneladas de hierro sobre nueve pilares.

J.- Es decir, cuando se te mete algo en la cabeza lo llevas a cabo cueste lo que cueste.

A.- Si, como no tengo prisa puedo permitírmelo. Voy comprando materiales o me los voy encontrando. Como la gente sabe como soy me dice -tengo ventanas que estoy quitando de una obra ¿Las quieres?- Pues voy y si me gustan me las llevo. No quiero que me las lleven, quiero hacerlo yo, porque si me las llevan almaceno demasiado material. Vivo en un caos, en un pequeño caos que controlo, pero es necesario para mi creatividad. Vivo solo, con mi perra Jara, dos gatos y dos gallinas viejas que iban a matar porque ya no ponían huevos y les dije que después de toda una vida de trabajo las jubilaran soltándolas en mi campo, en una parcela de cuatro mil metros de hierba y árboles, con coches antiguos que restauro y los hago andar con aceite de consumo. Viajo casi siempre con aceite de consumo, tengo mi propia destilería, aunque de vez en cuando también les echo gasoil. Todo con el fin se ser lo más auto suficiente posible. Me gusta vivir solo porque es necesario para mi creatividad y si viviera, por ejemplo, en pareja tendría que compartir partes de mi vida en otras cosas. Lo que no quita que, a veces, esté viviendo con alguien. De hecho hay gente que tiene situaciones difíciles de familia a los que acojo, les ayudo, incluso a algunos les he puesto un coche de los míos para que empiecen a trabajar en un sitio y cuando van sacando la cabeza tiran para adelante. Me encanta ayudar a la gente porque me ayuda a mi mismo.

J.- ¿Como tomaste la decisión de dejarlo todo para perseguir tu sueño, de donde sacaste el valor?

A.- Si, la gente y mi familia me lo pregunta, porque yo aproveché un bum. Antes de la crisis monté el taller de artes gráficas y me iba bastante bien, era el único que había en Ubrique y me llevaba todo el trabajo, trabajaba hasta altas horas de la madrugada y ganaba bastante dinero, en esa época compré el campo y todo lo que necesité al contado. Cuando conseguí eso, sin gastar nada, ahorrando mucho, unas navidades, el primero de enero, me fui al campo para hacer mi vida de esta forma. Mi familia me decía ¿Como vas ha hacer eso si te va bien y ganas mucho dinero? ¿Vas a quitar el negocio? Pues si, lo voy a quitar, me voy al campo y el que quiera ir que vaya. Voy a hacer cosas, pero muchas menos, de hecho casi no trabajo ya en la serigrafía y la rotulación. Hago trabajos, me contratan en una empresa de inyección de plásticos, de publicidad, voy allí, echo unas horas, monto la maquinaria y cuando los enseño los dejo solos, me pagan y con eso voy sacando un dinerillo.

J.- Creo que tienes una filosofía de vida maravillosa y te agradezco que la hayas compartido conmigo. Solo decirte que sigas así, llevando tus sueños a la realidad.

Fotos no publicadas en el periódico

La casa que está construyendo

La casa que está construyendo

Parte de su terreno

Parte de su terreno

Una de sus pinturas

Una de sus pinturas

Coches que revive

Coches que revive

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

2 comentarios

  • Hola amigo, me gusto tu artículo en el periódico del el puertoactualidad.es, no pudieron entrar estas fotos, pero bueno me gustó de todos formas, te vuelvo a dar las gracias por ayudarme a extenderme como aire de filosofía en el universo, pues siempre me gustó viajar en mis sueños, Tu lo supiste ver cómo persona y profesional, es decir has sido » mi descubridor» en espacio, jeje gracias Javier.

Deja un comentario