Los caballeros de la Iglesia

Capítulo IV -(2)

 

Continúan las explicaciones

 


Estas palabras provocaron unas risas nerviosas al tiempo que Melhiker decía:

¿Estás de broma Erlhènj?, hace siglos que no se ven Caballeros de la Iglesia en la Confederación, salvo los pocos que según tengo entendido, custodian el Monasterio de Jötnar en Hämnstaj para conservar la tradición, y los magos nunca han existido, salvo en la imaginación de los charlatanes que recorren las ferias para divertimento de los aldeanos. Sí, sé que existen ejércitos que dependen de los reyes de cada país de la Confederación, e incluso algunos más pequeños sostenidos por determinados nobles, y que históricamente se han producido enfrentamientos armados entre ellos en alguna ocasión, pocas gracias a Jötnar, y estoy seguro de que la Iglesia no tiene un ejército de Caballeros.

Al escuchar a Melhiker, Erlhènj les miró con fijeza y respondió: —Melhiker estás muy equivocado. ¡Sí, existe un ejército de Caballeros!, aunque la actitud que ha mantenido la Iglesia durante estos siglos incite a pensar lo contrario, pues eso es precisamente lo que busca la Iglesia. ¿Te imaginas lo que ocurriría si se conociera la realidad?. ¿Si se supiera que la Iglesia posee el mayor ejército de la Confederación, compuesto por caballeros y magos perfectamente entrenados en todas las artes del combate?. Yo te lo diré, al producirse un conflicto interno vendrían en busca de nuestro apoyo y cuando se lo negáramos, por muy justa y honesta que fuera nuestra actitud, se convertirían en nuestros enemigos y lo que es peor, recelarían de nosotros por miedo a nuestro poderío y a lo que pudiéramos exigirles como pago por nuestro apoyo o neutralidad, y como os acaba de decir Bhörje ese no es el objetivo de la Iglesia. Su objetivo es proteger la totalidad de la Confederación de amenazas, tanto externas como internas, que pongan en peligro su existencia.

Hizo una pequeña pausa para que asimilaran sus palabras, y continuó:

El hecho de que no veáis algo no quiere decir que no exista. Nadie ve el aíre que respiramos y nos rodea por todas partes y nadie niega su existencia. Habréis observado que desde lejos, el convento tiene un cierto aire de fortaleza; este no es un hecho casual, tiene aspecto de fortaleza porque es una fortaleza y todos los que moramos en él, sin ninguna excepción, somos Caballeros de la Iglesia. En cuanto a la magia, TrØllkarl tiene algo que deciros.

Cuando Erlhènj finalizó su explicación, TrØllkarl tomó la palabra y les preguntó: ¿Nunca os habéis preguntado el motivo por el que los Clariones os enviaron aquí?, ¿en ninguna ocasión habéis pensado que fue un error el juicio que emitieron sobre vosotros y que no merecíais el trato recibido?

—Si, la verdad es que Edzàrj, Melhiker y yo lo comentamos durante el viaje y no llegamos a ninguna conclusión, y supongo que a Jörgenj, si vivió nuestras mismas circunstancias le ocurriría lo mismo— Respondió Janniréll al tiempo que Jörgenj hacía gestos afirmativos con la cabeza.

Es lógicoDijo TrØllkarl Todo se hizo así siguiendo un plan. De hecho, vuestros compañeros de cenobio piensan que, tras la ceremonia de graduación, marchasteis a casa sin despediros de nadie tal y como hicieron ellos.Al escuchar esto, los recién nombrados hermanos se miraron con estupor entre si mientras TrØllkarl enumeraba uno por uno sus casos.

Jörgenj, a ti te acusaron de haber roto por puro egoísmo y sin pensar en los demás, una canalización de agua que pasaba bajo el huerto en que estabas trabajando para que no se secaran tus cultivos faltos de agua, perjudicando así el resto de los cultivos del cenobio.

—Sí, pero…— trató de responder Jörgenj, respuesta que interrumpió TrØllkarl con un gesto de la mano.

Melhiker, en tu caso ni siquiera se dignaron decirte la causa, simplemente te metieron en la carreta donde te encontraste con Edzàrj y Jannirèll, ¿correcto?

Melhiker afirmó con la cabeza mientras TrØllkarl continuaba enumerando los distintos casos.

A ti Edzàrj, te acusaron de intimidar a los demás con tu fuerza física, pera conseguir tus deseos.

Así es TrØllkarldijo Edzàrj.

Y en tu caso Jannirèll, te acusaron de aprovechar sus enseñanzas para manipular a los demás en tu propio beneficio sin pensar en las consecuencias que podía acarrearles. ¿Fue así?

Janniréll asintió con la cabeza, sorprendido de que empleara casi las mismas palabras que le dijo el Rector del cenobio.

Bien, sabed pues que todos esos motivos eran, excusas para enviaros a este convento y una prueba más de las muchas que habéis pasado, para saber si erais merecedores, como habéis demostrado serlo sobradamente, de convertiros en Caballeros de la Iglesia. Pero para ser Caballero de la Iglesia, no solamente hay que reunir las aptitudes necesarias para ello, aparte de esto, la Iglesia exige algo mucho más importante y es que voluntariamente y sin presiones, el candidato acepte formar parte de la misma, tal y como habéis hecho vosotros cuatro.

Tras unos momentos de reflexión TrØllkarl continuó.

Lamentamos que no lo hiciera el resto del grupo, ya que no se encuentran con facilidad personas dignas de serlo, pero que fuerais precisamente vosotros, en quienes más potencial detectamos los que aceptarais, lo compensa con creces.Y prosiguió: No son raros los casos en los que los Clariones localizan magos, la magia está en todos nosotros aunque existan pocas personas que estén dotadas para ella, algunas pueden utilizarla en ocasiones puntuales o para determinadas cosas, como algunos artistas y músicos cuyas obras, sin saber por que, cautivan nuestro espíritu o inflaman nuestro ánimo. Otros, mediante el estudio y la preparación consiguen aproximarse a ella, pero personas que puedan dominarla de forma natural como vosotros hay muy pocas y son muy difíciles de detectar. El hecho de que este año los clariones nos hayan enviado cuatro poderosos magos naturales, no ocurre desde hace largo tiempo, tanto que yo solo he conocido este caso desde soy Caballero.

Viendo sus caras de estupor, Erlhènj dijo:

—Sí, se está refiriendo a vosotros cuatro.

Bhörje que había permanecido en silencio escuchando las explicaciones de TrØllkarl, intervino en ese momento para decirles:

Jörgenj, tú no rompiste ninguna canalización subterránea de agua puesto que no existían en el huerto, simplemente hiciste aflorar a la superficie el agua de una veta que había a gran profundidad y que nadie hasta entonces había detectado, en tu deseo de que no se secaran los cultivos. Edzàrj, en tu caso te acusaron de abusar de tu fuerza para imponerte a los demás, porque no podían decirte que te enviaban aquí a causa de tu empatía para con la personas y tu innato conocimiento de los elementos naturales, sobre todo de los metales, con los que te identificas de tal manera que las obras que salen de tus manos en la fragua son perfectas y si a ti Melhiker no te dieron ninguna razón y te metieron en la carreta sin previo aviso y por sorpresa, fue porque, sin ser consciente de ello, puedes predecir los acontecimientos y las reacciones de quienes están a tu alrededor; por eso ganas siempre al hala-tafi y por eso evitaste que un virote atravesara la cabeza de Jannirèll cuando nos atacaron en el bosque.

Viendo sus caras de sorpresa, les miró sonriente al tiempo que les decía: Dado vuestro carácter amable y lo tremendamente dotados que estáis para utilizar la magia, a vuestros preceptores clariones no les resultó difícil tomar la decisión de enviaros a este convento.Luego miró fijamente a Jannirèll y le dijo:

En tu caso Janniréll les resultó mucho más difícil y planteó muchos más problemas descubrir tus capacidades. Tu habilidad para pasar desapercibido a ojos de los demás es tal que, aunque te veían e interactuaban contigo, en cuanto dejaban de hacerlo te olvidaban y si no hubiera sido porque bajaste la guardia al trabar amistad con Edzàrj y comenzar a relacionarte con algunos de tus compañeros, nadie se habría percatado de tu existencia. Por eso cuando se dieron cuenta de ello, una noche te pusieron un sedante en la cena y se llevaron el libro que te habían entregado al entrar en el cenobio, (si, el libro que te quitaron antes de enviarte aquí) para saber lo ocurrido desde que entraste en el cenobio, pero al tratar de leerlo descubrieron que estaba escrito en una clave que no podían descifrar, por lo que antes de devolvértelo lo copiaron y nos lo enviaron.

Le habló entonces de la preocupación que suscitó en la Iglesia el daño que podía causar un mago con tal capacidad y cuyo carácter parecía apartarle de la sociedad, por lo que dedicaron a la tarea de descifrar el contenido del libro a sus mejores criptólogos, a el fin de conocer sus motivaciones.

Por otra partele dijo, si recuerdas el ataque que sufrimos en viaje, cuando me contaste que si salisteis ilesos fue gracias a la intervención de Jötnar en respuesta a tus ruegos, ya que se había roto la rama de un árbol podrido y había caído milagrosamente sobre los asaltantes, el hermano Mhälinj, (sí por supuesto, el presunto sargento y todos sus hombres eran Caballeros), comprobó que no se había roto ninguna rama, lo que cayó sobre aquellos desgraciados fue un robusto árbol completamente desarraigado del suelo que le sustentaba, algo que nos alarmó aun más, al comprobar que tus dotes para la magia sobresalían en más de un campo.

Si esto es así ¿Porqué me habéis permitido formar parte de la Iglesia?Preguntó confundido Jannirèll.

Porque poco después de que llegaras y tras más de dos años de trabajo, se pude descifrar la clave del libro y su lectura vino a confirmar la evolución que has tenido desde que llegaste al cenobio hasta ahora, pasando, de ser un niño mimado y fantasioso, a ser un joven perfectamente centrado y con un loable espíritu de colaboración y entrega a los demás. Eso, junto con lo que observamos durante tu estancia aquí, te hace sobradamente merecedor de ello.

En ese momento TrØllkarl dijo a Melhiker:

Como puedes ver hermano, no solamente existen los Caballeros de la Iglesia, también existen los magos y vosotros sois la prueba.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

Deja un comentario