Los caballeros de la Iglesia

 

 

Capítulo XIII

 

Conmoción en la Iglesia

 

El ominoso silencio que reinaba en la sala, y los discretos e imperceptibles gestos, como el continuo parpadeo de Denglemte o el tabalear de dedos de TrØllkarl, indicaban claramente a Erlhènj el nerviosismo y profunda preocupación que suscitaba en los miembros del Donark la tragedia (que todos en la Iglesia habían percibido en mayor o menor grado) ocurrida en la aldea de leñadores, de cuyos detalles esperaban con impaciencia ser informados. Por fin, Vegard y Melhiker entraron en la sala cargados de papeles y dio comienzo a la reunión.

Vegard, infórmanos de lo que sabemos sobre lo ocurrido— Dijo sin preámbulos Erlhènj en cuanto se sentaron.

Las noticias recibidas del convento de Förlust hacen pensar que lo ocurrido es más preocupante de lo que suponíamos.— Y entregando unos papeles a cada uno de los asistentes, continuó. —Esto son copias del informe recibido de Förlust, leedlo antes de debatir lo ocurrido.

En su informe el Rehidar de Förlust comunicaba que, tras cortarse abruptamente el confuso mensaje enviado por el hermano Vhaktpost, telépata del grupo encargado de vigilar el paso, envió un destacamento a la aldea para que informasen de lo que había ocurrido. Cuando llegaron, encontraron una macabra escena de destrucción y muerte, en medio de la cual hallaron al hermano Vhaktpost tendido en el suelo, con la boca llena de espuma y presa fuertes convulsiones. Sin pérdida de tiempo, cuatro caballeros le llevaron al convento para ser atendido, mientras el resto se ocupaba de dar sepultura a los cadáveres y examinar la aldea en busca de pistas que indicasen quien había causado tal masacre, y una vez terminada esta triste tarea, fueron en busca del grupo encargado de vigilar el paso. Durante el trayecto pudieron ver las huellas dejadas por un numeroso grupo de caballos, lo que les hizo temer por la vida de los hermanos pero, al llegar al pequeño campamento, vieron con alivio que los caballeros a quienes daban por perdidos, continuaban con su labor de vigilancia como si nada hubiese ocurrido.

El sargento que comandaba el destacamento desmontó del caballo y se acercó al hadar más cercano quien, para su sorpresa, ignoró su presencia y continuó apilando leña ajeno a todo cuanto ocurría a su alrededor, por lo que sujetándole por un brazo, le obligó a dejar lo que estaba haciendo. Sobresaltado por la brusca interrupción, el hadar pareció despertar de un sueño y miró sorprendido al sargento como si de una aparición se tratase y cuando este le preguntó si en el tiempo que llevaban allí, alguien había cruzado el paso, el aturdido hadar, tras sacudir varias veces la cabeza para despejarse, le respondió que no, que la única novedad era que el hermano Vhaktpost no había regresado aun de la aldea a la que había ido a cambiar la leña que habían cortado por provisiones. A la vista de estos hechos, el sargento,

relevó a estos hermanos y dejando allí a la mayoría de sus hombres, con instrucciones expresas de dar la alarma en cuanto tuvieran la más leve sospecha de que ocurría algo fuera de lo normal, regresó al convento para informar que había sucedido.

Vegard terminó su informe añadiendo —Por indicación del Rehidar Melhiker la parte del informe referente al grupo de jinetes atravesó el paso sin ser advertidos por nuestros hermanos y del estado en que los encontraron, se puso inmediatamente en conocimiento del Maestre de los Bahudier por su posibles implicaciones mágicas.

Cuando todos terminaron la lectura del informe, Erlhènj preguntó a TrØllkarl. —¿Cuáles son las conclusiones a las que han llegado los magos sobre estos hechos?

Tras pensar durante unos instantes su respuesta TrØllkarl dijo —Después de analizar los informes recibidos del convento de Förlust y de las informaciones complementarias recabadas por los telépatas asignados a los Bahudier, hemos llegado a la conclusión de que mediante un hechizo que afectó a todas las personas situadas en un área de terreno indeterminada, aunque el parecer no muy grande, se creó una barrera mental que les obligó a centrar su atención en las actividades cotidianas ignorado cualquier otra cosa.— TrØllkarl hizo una pausa para que los presentes asumieran las implicaciones de sus palabras y continuó, —y no es la primera vez que nos encontramos con este tipo de hechizo.

Al ver que todos le miraban sorprendidos preguntándose cuando se habían encontrado ante algo similar, les recordó los años que Jannirèll había pasado totalmente desapercibido para sus preceptores en el cenobio de Zaromba, principal causa de que los clariones le enviaran a formarse entre los jannikes. Aclarado esto, TrØllkarl continuó exponiendo sus conclusiones.

La diferencia entre ambos hechizos estriba en que, el hechizo realizado inconscientemente por Jannirèll en aquella época, estaba tan perfectamente urdido que los preceptores, siendo plenamente conscientes de su presencia y progresos durante las clases, le olvidaban en cuanto estas terminaban. Por el contrario, el hechizo empleado en el desfiladero fue urdido de forma tan burda, al condicionar a nuestros hermanos para no percibir absolutamente nada que se saliera de su rutina habitual, que nos ha permitido darnos cuenta de que algo anormal había sucedido. Esto me induce a a pensar que, o bien el hechizo fue realizado por magos de escaso talento, o su conocimiento de los fundamentos de la magia es limitado, lo que en ambos casos, nos proporciona un pequeño margen de maniobra mientras esperamos a que Jannirèll y sus compañeros vuelvan con el tratado.

Una vez TrØllkarl terminó de exponer sus conclusiones, Erlhènj se dirigió con voz respetuosa a una diminuta hermana sentada a su lado, que hasta ese momento había pasado casi desapercibida para todos, —Hermana Healer, ahora que has escuchado todo cuanto aquí se ha dicho, ¿podrías informarnos del estado en que se encuentran los hadar que se vieron afectados por los sucesos ocurridos en el Paso del Sur?

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

Deja un comentario