Los caballeros de la Iglesia

 

Capítulo XVI

 

Skjult

 

La llegada de los sacerdotes y la construcción del templo, junto las tropas allí concentradas para la invasión de la Confederación Erkendia, habían convertido la pequeña aldea de Qishloq, en la que las tribus samoviys intercambiaban sus productos, en una ciudad cuya razón de ser consistía en satisfacer las, cada vez mayores, necesidades de pertrechos y avituallamiento del ejército allí reunido, necesidades que los talleres edificados junto al templo, a pesar de su gran extensión de algo más de diez yugadas, pronto no pudieron cubrir, por lo que comenzaron a aparecer pequeños talleres, supervisados por los Maestros de Oficio (título otorgado a los maestros de taller, como el alfarero Kulol, elegidos por los sacerdotes como responsables de los talleres originales), que completaban la producción de los mismos.

Junto a ellos, tal y como ocurre en las ciudades surgidas en torno a un campamento militar, proliferaron tabernas y lupanares en número creciente hasta formar un barrio de abigarradas callejuelas en el que, al contrario de lo que ocurría habitualmente en ellos, reinaba una sorprendente tranquilidad que no estaba en consonancia con el tipo de negocios que los componían. De hecho, en toda la ciudad reinaba un ambiente opresivo que se percibía en las miradas huidizas de sus habitantes que caminaban presurosos por las calles ensimismados en sus quehaceres, tratando de pasar lo más desapercibidos posible.

Esa mañana, como venía haciendo desde que regresó a Qishloq, Soliqchi bajó a desayunar al salón de la posada en que se alojaba, algo que podía permitirse hacer desde que el viceprelado B´rinin le nombrara segundo comandante de exploradores de la compañía del sacerdote Quilich por la buena labor realizada en la exploración de las montañas, que había supuesto encontrar un camino para realizar la invasión de la Confederación Erkendia. Este ascenso, que le obligó trabajar codo a codo con Quilich para completar la descripción del camino encontrado que no figuraba en el libro de notas entregado al Viceprelado tal y como se había acordado en el Donark, le permitió ganarse la confianza de su comandante al proporcionarle valiosos consejos para solucionar algunos de los múltiples problemas que conllevaba el traslado del inmenso ejército, de forma que cuando el sacerdote presentó el resultado de su trabajo que incluía, por consejo de Soliqchi, un apéndice en el que se enumeraban las dificultades que podían aparecer en el camino junto con sus posibles soluciones, el Prelado quedó tan impresionado que incluyó a Quilich en su estado mayor con el grado de polkovnik1 y éste se llevó a Soliqchi como su ayudante personal ascendiéndole al grado de qo’mondon2.

Mientras esperaba en el casi desierto comedor a que le llevaran el desayuno, Soliqchi pensaba que aunque el hecho de participar en las deliberaciones del Estado Mayor le permitía tener una visión más detallada de los planes de invasión, bastante más complejos de lo que a primera vista parecían, para informar al Donark más detalladamente sobre ellos, el haber alcanzado esta preeminente posición tenía un grave inconveniente, todos los destinados a ocupar puestos de responsabilidad, tanto en la iglesia como en el ejército, antes de hacerlo, eran examinados por los eksrutadorlar, magos especializados en leer la mente, llegados de la capital durante su ausencia y cuya misión consistía en la detección y eliminación de posibles espías o disidentes, siendo su veredicto en estos temas inapelable.

Durante el escrutinio a que fue sometido, solo gracias al duro entrenamiento proporcionado por TrØllkarl antes de partir por segunda vez hacia Qishloq, pudo a duras penas, mantener oculta su personalidad de Skjult, y ello a costa de un tremendo esfuerzo de voluntad que casi le cuesta su integridad mental, problema que se veía agravado por el hecho de que los eksrutadorlar más poderosos sondeaban continuamente a todos los que se encontraban en el templo, fuese cual fuese su jerarquía y solo el Prelado, de quien dependían, se veía libre de este continuo escrutinio.

Para complicar el problema, numerosas patrullas de acólitos a las órdenes de un eksrutant, cuya existencia solo era conocida por los sacerdotes y altos cargos del ejército que habían pasado por sus manos antes de ocuparlos, recorrían constantemente la ciudad en busca de pecadores e infieles, (en un estado teocrático como era el imperio samoviy, cualquier transgresión de las normas o tibieza en su cumplimiento era considerado pecado y el pecado tenía un único castigo: la muerte del pecador) pero aunque su existencia fuese desconocida por la mayoría de los habitantes, no lo eran las consecuencias de su labor. Las numerosas ejecuciones y el incendio de manzanas completas en los barrios de tabernas y lupanares, en los que murieron todos sus ocupantes, por transgredir o permitir la transgresión de las normas sin denunciarlo, deban fe de ella y habían creado un ambiente de miedo y desconfianza hacia los demás que propiciaba la total y absoluta sumisión a las normas.

Cuando, tras analizar la situación Solichqui quedó convencido de que cualquier descuido por su parte le acarrearía la muerte, decidió bloquear la personalidad de Skjult, en espera de que llegase un momento propicio en el que pudiera informar de sus descubrimientos, pero al hacerlo careciendo de los conocimientos para ello y careciendo del apoyo que podían haberle proporcionado sus hermanos para evitarlo, la personalidad de Soliqchi se apoderó de él haciendo desaparecer la de Skjult, que quedó encapsulada en un profundo rincón de su mente al que ya no tenía acceso.

1.- Polkovnik: Grado equivalente al de coronel. El polkovnik comanda un polk, unidad compuesta por 1250 hombres divididos en 10 compañías de 125 hombres cada una, comandadas por un qo’mondon. Cada compañía está compuesta por 10 vrachdolar (pelotones) de 12 hombres al mando de un caporal.

2.- Qo’mondon: Grado equivalente al de comandante.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

Deja un comentario