Los caballeros de la Iglesia

 

Capítulo XVII

 

Se convoca el Rådetskonger

En la Iglesia, los cargos de responsabilidad se elegían por consulta y aclamación de los hermanos que componían el convento o cenobio, en el caso de los Priores y de toda la Iglesia en el caso del Patriarca, y quienes ocupaban estos cargos, (que al contrario de lo que ocurría en el resto de la sociedad, no suponían prebenda alguna, si no una mayor carga de trabajo, al tener que añadir a sus tareas habituales la dirección y representación de la Iglesia), ejercían su autoridad basados en el respeto que sus hermanos sentían por su capacidad para tomar las decisiones más convenientes para la Iglesia, y no por el supuesto poder que pudiese conferir el cargo.

Este sistema de elección fue utilizado por la Iglesia durante más de mil años, en los que reinó la paz y la prosperidad en la Confederación, y aunque era un sistema lento y concienzudo de hacer las cosas, había demostrado su utilidad al llevar a la Iglesia, que nunca actuaba apresuradamente, al punto en que ahora se encontraba, y así habría continuado durante otros mil años, de no haberse producido la situación a la que ahora se enfrentaban, situación en la que, según habían previsto los fundadores, se debía constituir el Donark, órgano rector de la Iglesia en tiempos de guerra, dotado de plena autoridad para tomar decisiones sin necesidad de realizar ningún tipo de consulta previa.

Por eso, en cuanto el Donark supo que la modificación introducida por Flottfar en sus planes al abdicar como Patriarca afectaba a la estructura de la Iglesia, se dispuso a nombrar un nuevo Patricarca que la representara y aceptó sin dudar la propuesta de Jannirèll de intercambiar los puestos entre Velger y Flottfar, ya que Velger estaba familiarizado con las tareas que el cargo comportaba y había demostrado su capacidad como prior del cenobio clarión de Zaromba, etapa en la que se había ganado el respeto de la Iglesia, además contaría con el apoyo de Flottfar en el puesto de Bibliotecario. Lo que el Donark no sabía es que habían sido sutilmente influenciados por los cinco magos para aceptarla, dado que Velgar y Flottfar eran los depositarios del secreto de la ubicación de Tratado completo, hecho que no se podía cambiar.

Una vez tomada, esta decisión fue comunicada a toda la Iglesia a través de los telépatas skulek, al tiempo que daban instrucciones a los Exarcas de los cinco reinos de la Confederación, para que, al día siguiente, entregasen a los respectivos monarcas el escrito en el que Flottfar, Patriarca de la Iglesia y cabeza del Rådetskonger, les convocaba en la fortaleza de Styretstyrke en el plazo de un mes y medio, para presentar al Consejo al nuevo Patriarca elegido por la Iglesia, a causa de su abdicación en el cargo.

Mientras el Donark ponía en marcha la maquinaria de la Iglesia para llevar a cabo estas decisiones, en el convento de Hämnstaj, Jannirèll dijo a Flottfar y Velger:

Bueno hermanos, los planes están en marcha y ya no hay vuelta atrás, ahora nos toca a nosotros desempeñar el papel que tenemos asignado en esta obra.

Pues aunque el mío sea un papel de menor importancia, voy a necesitar ayuda para desempeñarlo. dijo Velger.

No subestimes tu papel Velger.dijo Flottfar Tu labor es fundamental y además una de las más importantes y difíciles para llevar a buen término nuestros planes. Piensa que vas a tener que convencer de lo que ocurre a sus, muy pagadas de si mismas, majestades y por experiencia te digo que aunque en general son personas afables e inteligentes, no están mentalmente preparadas para asimilar lo que se nos viene encima y te va a costar bastante persuadir a algunos de ellos para que sigan nuestras instrucciones. Ten en cuenta que durante siglos la Iglesia solo ha sido para ellos una institución apartada de la vida política, y que el puesto del Patriarca como cabeza del Rådetskonger, no tiene potestad alguna para imponer decisiones, y no es más que un vestigio del pasado que se mantiene por tradición.

Flottfar tiene razón,intervino Jannirèll, y trabajará estrechamente contigo, transmitiéndote sus conocimientos y su experiencia como Patriarca, preparándote para hacer frente a la reunión del Rådetskonger.

Tal y como hizo mi antecesor conmigo, aunque las circunstancias fueran diferentes.

Lejos de tranquilizarme, lo que me acabáis de decir no hace sino aumentar mi zozobra y crear más dudas sobre mi capacidad para desempeñar el puesto.

No te autocompadezcas Velger.Le interpeló Jannirèll sonriendo, si fuiste capaz de detectar las maquinaciones de unos muchachos, egoísta el uno y bonachón el otro que, aunque de forma inconsciente, utilizaban su capacidad mágica natural en su beneficio, y actuar sin dudas ni vacilaciones para encaminarlos hacia donde se convertirían en las personas que son ahora, cuando eras el Prior del Cenobio de Zaromba (y me estoy refiriendo a Edzàrj y a mí), tienes capacidad más que sobrada para bregar con sus majestades quienes, que nosotros sepamos, carecen de capacidades naturales para la magia.

Velger agachó la cabeza haciendo gestos de no estar muy convencido de sus afirmaciones, mientras Janniréll les decía que, al ser Hämnstaj el objetivo último de Bittaga, y un lugar donde contaba con numerosos partidarios para apoyarle, Ghörann y Edzàrj no regresarían al Valle y permanecerían en Hämnstaj, donde el primero, se reuniría con la hermana Healer, Priora de las Lhäkninj, para entregarle los libros que trataban sobre sanación, y la instruiría en su uso explicándole los riesgos que conllevaba utilizar la magia para la curar enfermedades, aclarándole que había situaciones en las que se debía dejar a la naturaleza seguir su curso, a pesar del dolor que esto pudiera causar, ya que no hacerlo así tendría desastrosas consecuencias. Hecho esto, formaría a los Bahudier de la ciudad en las artes mágicas esenciales para el combate y posteriormente acompañaría al príncipe Elsketsønn al Rådetskonger en previsión de las incidencias que pudieran surgir en el camino.

Mientras tanto Edzàrj, que permanecería como enlace con el Donark hasta que se solucionase el conflicto, estudiaría como mejorar las defensas con que contaban el Monasterio y el convento, y colaboraría con los herreros, indicándoles como mejorar, tanto en cantidad como en calidad, la producción de las armas que, sin duda alguna, iban a necesitar en un futuro próximo. El resto partiría hacia el Convento del Valle para llevar las copias del Tratado de magia que quedarían bajo la custodia TrØllkarl.

Una vez organizado todo, a la mañana siguiente, tras despedirse de Flottfar y Velger, a quienes desearon suerte en su nueva responsabilidad, y del Prior Trader, a quien recomendaron que, sin levantar sospechas, incrementase el entrenamiento de los Hadar a su cargo para que actuasen como una unidad en combate, partieron hacia el Convento del Valle, junto con Mhälinj y Kontakt, bajo el mismo disfraz con el que habían llegado a Hämnstaj.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

Deja un comentario