Los caballeros de la Iglesia

Capítulo XXII (2)

 

La triste realidad

 

La brusca desaparición de Jannirèll hizo que todos quedasen paralizados a causa de la sorpresa, hasta que Storyxa, quizás el más beligerante de todos los monarcas, preguntó con profundo respeto al Patriarca:

—¿Podrías decirnos Velger quien es el poderoso mago que, dejando de lado tareas más importantes, nos ha hecho el honor de venir a explicarnos la gravedad de la situación en que nos encontramos?

—Era el hermano Jannirèll, Primero entre sus iguales en el Consejo de Archimagos— respondió Velger, y sin dar tiempo a que le realizasen nuevas preguntas dijo —Ahora el Gran Maestre os pondrá al tanto de la situación en que nos hallamos.

Como atraídas por un imán, todas las miradas se fijaron en Erlhènj, quien dando un paso al frente, se dirigió a los presentes y les dijo:

—Para que podáis haceros una idea de como han evolucionado los acontecimientos, el archimago Melhiker, artífica de nuestra estrategia, os informará de como hemos llegado a la situación en que nos encontramos, y de las medidas que hemos tomado hasta el momento.

Tras estas palabras, la atención de los presentes se centró en Melhiker quien, hasta ese momento, había permanecido en un discreto segundo plano al lado de Ghörann, y vieron asombrados el sutil cambio que se había producido en los dos jannikes, a los que ahora envolvía el mismo aura de sabiduría y poder que al archimago que acababa de abandonar el consejo. Melhiker les explicó que, en base a las informaciones proporcionadas por el hermano Skjult, todo hacía pensar que la invasión se realizaría por el norte, siguiendo la ruta explorada por el mismo Skjult en su papel de Soliqchi. Por otra parte, las investigaciones realizadas tras la violenta muerte del hermano Forsker, les llevaron a descubrir la traición del conde Värdelos y el hecho de que la reunión del Rådetskonger sería el detonante que iniciaría la invasión. La masacre ocurrida en la aldea cercana al Cenobio de Förlust, continuó explicando Ghörann, junto con la información de que el Emperador había enviado un pequeño ejército al Paso del Sur para que realizase un ataque de distracción a la fortaleza de Styretstyrke, aprovechando momento en que los monarcas de todos los reinos de la Confederación estuviesen reunidos en el Rådetskonger para proclamación y coronación de Elsketsønn, el heredero de Försiktig y alejados de sus respectivos países, les llevó a pensar que Bittaga, conocedor del escaso potencial y nivel de preparación de los ejércitos de los distintos reinos de la Confederación, aprovecharía el momento para que sus partidarios en Hämnstaj tomaran la capital apoyados por el ejército que el conde Värdelos había reunido en sus posesiones en los Montes Sawkäria, al tiempo que el poderoso ejército samoviy invadía Ganestria por el norte para enlazar con los rebeldes de Dönhar sin apenas encontrar oposición, ya que ni Dönhar ni Ganestria podrían recibir ayuda del resto de los reinos debido a la ausencia de sus gobernantes.

Basados en estas informaciones, prosiguió Melhiker, y de acuerdo con los reyes de los países afectados, la Iglesia había trazado los planes necesarios para repeler la invasión, reuniendo en el Convento del Valle de Hàlveron quince mil hadar, muchos de los cuales eran poderosos bahudier, que llegados de todas partes de la Confederación, esperaban emboscados la llegada del ejército invasor. En Dönhar, los hadar del prior Trader junto a las tropas leales a Försiktig, estaban preparados para sofocar la revuelta de los partidarios de Bittaga, que no podrían contar con la ayuda de las tropas del conde Värdelos, que serían neutralizadas en las Sawkäria, por los hadar al mando del Prior del cenobio de Kommerbyen. Finalmente, sabiendo que un pequeño ejército samoviy, que había infiltrado una pequeña parte de sus tropas en Ganestria, esperaba en el Paso del Sur para realizar su ataque, habían enviado mil caballeros al Cenobio de Förlust para contenerlas y doscientos haddar a Styretstyrke para proteger a los miembros del Rådetskonger.

—Pero ya había comenzado el Rådetskonger cuando nos enteramos, por las investigaciones realizadas por el archimago Jannirèll en el Templo de Qishloq, de que los planes de Bittaga eran mucho más complejos y de que su verdadera intención es conquistar toda la Confederación, comenzando por Dönhar, Ganestria y Jhönnull, este último con las tropas acantonadas al otro lado del Paso del Sur, mucho más numerosas de lo que pensamos en un principio. Estas conquistas dejarían aislados a Thörvork y Haddark que caerían en su poder como frutas maduras, debido a la guerra civil para hacerse con el poder que provocaría la falsa noticia del ataque de los ejércitos de Dönhar y Ganestria al Rådetskonger, noticia que no podría ser desmentida al estar sus monarcas en poder de su ejército— Intervino en ese punto Erlhènj, quien tras suspirar profundamente, prosiguió con voz preocupada:

—Aunque hemos logrado evitar que cayeseis en manos del enemigo, esto solo supone un pequeño inconveniente en sus planes y aunque podamos evitar que los reinos del norte caigan en poder de Bittaga, ahora más que nunca, precisemos de vuestra plena colaboración para defender la Confederación.

Por primera vez desde que comenzó el Rådetskonger, sus antes orgullosas majestades, fueron conscientes de que individualmente y muy poco colectivamente, podían hacer para evitar el desastre, ya que casi un milenio de paz y prosperidad no les había preparado para ello y se sumieron en oscuros pensamientos que fueron interrumpidos por Behövligfisk que dijo pensativo:

—Después de escuchar lo hasta ahora expuesto y de la sorprendente visita del archimago Jannirèll, he comprendido claramente dos cosas, por una parte que si hemos podido prosperar en paz todos estos años, ha sido gracias a la sutil intervención de la Iglesia que disponiendo como ahora sabemos, de una considerable fuerza de caballeros y magos, nos ha permitido vivir y desarrollarnos a nuestro libre albedrío sin realizar ninguna injerencia en nuestros asuntos, y por otra la gravedad de la situación a que nos enfrentamos, por lo tanto me pongo a vuestras órdenes.

—Puede que sea desconfiado y egoísta, pero no soy tonto del todo y como supongo que la Iglesia puede elaborar un plan para enfrentarse a estos hechos, desde este momento ofrezco mi colaboración y la de mi reino, con total confianza y sin límite alguno, a la Iglesia para llevar a cabo su plan.

—¡Bien dicho Storyxa! No sé si has madurado milagrosamente, o es que en ti hay más de lo que se ve a primera vista, pero has dado la talla— Apostilló Förstaj de Haddark. —Por mi parte nunca he dudado de las intenciones de la Iglesia ya que, no debéis olvidarlo, gracias a ella se creó la Confederación Erkendia y por ello desde entonces el Patriarca es quien preside el Rådetskonger, por eso Gran Maestre pongo a Haddark a tus órdenes.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

Deja un comentario