Los caballeros de la Iglesia

Capítulo XXIII – (2)

 

Momentos de apuro

 

Pero a pesar de la rápida reacción de la Iglesia frente a los acontecimientos el tiempo jugaba en su contra, y los retrasos causados por la oposición de los peones que Bittaga había introducido en las diferentes cortes, propiciaron que, antes de que pudieran organizarse, diera comienzo la invasión. Mientras en Dönhar el rey Försiktig se encontraba sitiado en un ala del palacio, defendida por los haddar que previsoramente había introducido la Iglesia para velar por su salud, y los pocos miembros de la corte que permanecían leales al rey, desde las Sawkäria un pequeño ejército, al mando del conde Värdelos se encaminaba hacia Hämnstaj para tomar la capital. Al mismo tiempo, la vanguardia del numeroso ejército samoviy, dirigida por Bittaga en persona, descendía por las Bealjehkh y comenzaba a extenderse por el Valle, mientras otro ejército, este menos numeroso, cruzaba sin oposición el Paso del Sur y se dirigía a marchas forzadas hacia Thörvork. Todas estas noticias llegaron casi simultáneamente a Styretstyrke, donde Erlhènj se defendía precariamente de los constantes ataques de los sitiadores.

En medio de este caos Melhiker se hizo cargo de la situación, y envió instrucciones al rey Storyxa para que ordenase la retirada de la mayoría de la población hacia el interior del país, cediendo terreno al enemigo a cambio de las vidas de sus súbditos. Solo dejaría pequeños grupos, formados por los más hábiles luchadores que actuarían como guerrillas independientes, asestando rápidos golpes de mano al enemigo, tras los que huirían dejando el menor rastro posible de su presencia. De esta forma retrasarían su avance y ganarían tiempo para organizar el ejército y situarlo en terreno propicio de cara a la ofensiva final. Para lograr que ésta tuviese un efecto demoledor que enfriase el ansia de conquista de los samoviys y les obligase a retornar a sus tierras, ordenó a Behövligfisk que parte de su ejército se reuniera con las tropas de Storyxa, en tanto que el resto (que tardaría algo más de tiempo en organizarse) se situaría en la frontera de Thörvork con Ganestria para caer sobre el enemigo en su huida hacia el Paso del Sur.

Esta modificación de los planes, dejaba pendiente el rescate de los miembros del Donark, que junto con Grunneier de Ganestria y Elsketsønn, heredero de Dönhar, estaban atrapados en Styretstyrke y cuya liberación resultaba imprescindible para la realización de ulteriores planes, problema que resolvió gracias a la previsión de Grunneier de Ganestria, único monarca que, junto con Försiktig, conocía la situación desde el principio y que al conocer las intenciones de Bittaga había hecho una sutil limpieza entre los miembros de su corte, colocando a los espías del ambicioso Emperador en puestos donde eran fácilmente vigilados por la Iglesia y donde fueron inmediatamente detenidos cuando comenzó la invasión. Grunneier, por indicación de Melhiker envió, a través de los skulek, órdenes al general en jefe del ejército, un jannike que había abandonado el convento al casarse, de que se pusiera al frente del mismo y dejando los hombres necesarios para el mantenimiento del orden en el país, partiese inmediatamente hacia Styretstyrke para liberar la fortaleza.

Pero a pesar de las medidas tomadas por Melhiker la situación se había vuelto desesperada. En Thörvork, tras los primeros éxitos de las guerrillas hostigando al ejército samoviy y dificultando su avance, el prelado Khorailon, comandante de las fuerzas invasoras y uno de los primeros chamanes que se sometieron a Bittaga, al percatarse del efecto negativo que tenían estos ataques sobre la moral de las tropas, ordenó que todos los grupos de vanguardia fuesen acompañados por varios eksrutadorlar con la misión de detectar la presencia de grupos hostiles. Esta medida tuvo como consecuencia el cese de los ataques por parte de los guerrilleros que eran detectados y eliminados antes de que pudiesen actuar, por lo que tras la pérdida de un elevado número de hombres, los thörvorkniks se retiraron dejando el campo libre al ejército samoviy que, desde ese momento, avanzó hacia el interior sin encontrar oposición alguna y aunque Behövligfisk avanzaba a marchas forzadas con sus tropas hacia Thörvork, debido a los retrasos causados por los partidarios de Bittaga, a los que hubo que eliminar antes de partir, dudaba en poder llegar a tiempo para ejecutar el plan de Melhiker.

No era mejor la situación en el norte, donde Försiktig continuaba resistiendo en el palacio real de Dönhar, mientras en el Valle, el grueso del ejército samoviy, había terminado de instalar el campamento desde el que iniciaría la marcha para conquistar Ganestria, lo que una vez logrado y ya con Dönhar en su poder gracias a las tropas de su amigo de la juventud, el conde Ambitiös, le permitiría caer sobre Haddark y Jhönnull. Solo la liberación de Styretstyrke por las tropas de Grunneier que se encontraban a escasa distancia de la fortaleza, ponía una pequeña nota de esperanza en el aciago panorama.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

Deja un comentario