Cuando yo era joven…

child-145411_960_720Cuando yo era joven… Odio esa expresión que se escucha con cierta frecuencia en las conversaciones entre personas de diferentes edades, o en las personas maduras de similar edad.

Sinceramente nunca he entendido por que o para que lo hacen, que es lo que pretenden con ello. ¿Que les admiremos con retroactividad? Si es así, mal camino han elegido porque lo primero que me viene a la cabeza, cuando alguien me suelta esta frase, es decirle: Si, cuando eras joven, eras tal, tal y tal. ¿Como has llegado a estar como estás alma de cántaro? No, no, no me lo digas. Has tenido una vida muy dura, te has deslomado trabajando para labrarte un porvenir, no has tenido suerte en la vida… Pues sabes lo que te digo, que la vida no es fácil para nadie, el haberte deslomado a trabajar no cuela, porque te conozco desde hace tiempo y el trabajo más duro que has hecho ha sido el de aporrear una máquina de escribir en la oficina. Lo de labrate un porvenir como oficial administrativo tampoco es tan difícil y no tener suerte en la vida es más cuestión de tomar las decisiones correctas que de suerte. Pero lo que más pena me da es que eres viejo, viejo de espíritu, y eso es muy triste.

Lógicamente no se me ocurre expresar estos pensamientos en voz alta, la educación que recibí de mis padres me lo impide, por lo que escucho con simulada atención todas la batallitas que, a renglón seguido, cuenta de su juventud. ¡Todo el mundo tiene derecho a disfrutar!

Tampoco le digo que una persona puede ser joven durante toda su vida, que la edad cronológica no importa, lo que realmente cuenta es la juventud de espíritu. Esto no quiere decir que tenga uno que vestirse como lo hacen los jóvenes de hoy en día, ni pretender hacer las cosas que ellos hacen, cosa que realizan algunas personas, eso no es ser joven de espíritu, eso aparte de ser patético, es no haber madurado en absoluto. Ser joven de espíritu consiste en saber evolucionar, en aceptar que todo en la vida cambia y adaptarse a esos cambios, pero siempre y digo siempre, disfrutando de lo que la vida nos ofrece en cada momento, sin dejarnos arrastrar por la desilusión y el aburrimiento.

Esto no nos va a garantizar que vamos a ser siempre felices, la vida no es totalmente feliz, solo tiene momentos de felicidad; si a esto le sumamos una sana curiosidad ante los acontecimientos que nos evite dar todo por sentado, si nos va a proporcionar la capacidad de aprovechar y multiplicar esos momentos de felicidad y, sobre todo evitará que nos convirtamos en “Ese viejo que solo sabe contar batallitas”

Espero que esta publicación te haya gustado. Si es así pulsa me gusta y si tienes alguna duda, consulta o quieres complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios.
Sigueme en: www.elarcadedionisos.es
Spread the love

2 comentarios

  • Quizás lo dicen porque saben con certeza que su tiempo ya pasó y su ubicación en el mundo actual puede estar descolocada. Creo que deberíamos ser tolerantes en ese sentido, así como evaluamos la ingenuidad de los niños, o las tonterías de los adolescentes. Digo yo….Bueno….así pensaba yo cuando era joven….ja, ja!!!

    • Eso precisamente es lo que me molesta. Pienso que el tiempo de una persona pasa cuando fallece y creo que mientras estemos vivos debemos saber aceptar y adaptarnos viviendo el momento, y no abandonar y vivir en el pasado.

Deja un comentario